Enviar
“Fue una sabia decisión”
Oscar Arias defiende el haber utilizado el dinero chino para el Estadio Nacional, que ya está a un 75%

“Fue una decisión mía, equivocada o no, fue mía y los costarricenses saben eso”. De esa forma el presidente de la República, Oscar Arias, responde a la pregunta sobre cuál es su sentimiento, a pocos días de dejar la presidencia, al no poder dejar inaugurada oficialmente esta gran obra.
Para Arias, su decisión fue “sabia”, aunque deja el campo abierto a la alabanza o la crítica de haber utilizado el dinero que dieron los chinos en la construcción del estadio.
Arias dijo tener claro que “podríamos haber utilizado esa plata para hacer un carretera, muchos puentes, muchas otras obras, sin embargo yo le quería dar algo al deporte nacional y ese estadio que teníamos ahí se estaba cayendo ciertamente”.
Al salir la administración Arias y según datos suministrados por el viceministro del Deporte, Osvaldo Pandolfo, el estadio se encuentra a un 75% cuando ya se ha finalizado de techar el sector oeste y se está levantando la estructura del sector este, y muy pronto quedará cementada toda la explanada del sector oeste, que será la entrada principal al coloso.
Para Arias este estadio será el orgullo de todos los deportistas y costarricenses, y una pieza arquitectónica muy bella, aparte del reducto más grande de toda Centroamérica.
En una ceremonia en los próximos días, a Arias se le entregaría el avance hasta el 75% del estadio y aparentemente se develarían unas placas en su nombre.
Por su parte, consultado Pandolfo sobre quién administrará el estadio, indicó que “estábamos trabajando en crear un grupo de personas intachables que formaran una fundación; se había recorrido un poco de camino al respecto, pero ahora será el nuevo gobierno quien determine la figura administradora de este reducto y su mantenimiento”.
Entre otros trabajos también se está pintando, poniendo cerámica y dándole los últimos retoques a la parte donde estarán instaladas las pantallas electrónicas.
Pandolfo aseguró que con respecto al dinero, lo presupuestado por los chinos ha alcanzado bien, pero que el gobierno entrante deberá presupuestar para aspectos como vigilancia, mantenimiento, etc.
La fecha prevista para entregar la obra sigue siendo febrero de 2011, aunque no se descarta que terminen antes, pero lo definitivo es que el estadio se inauguraría oficialmente en marzo o abril del próximo año.
Los trabajadores chinos que siguen laborando a tres turnos cuando la obra lo requiere, regresarán a su país al final de la obra, aunque la constructora se ha inscrito a nivel nacional porque quiere realizar más trabajos en nuestro país y el resto de Centroamérica.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios