Fracasa separación: Cataluña
La intentona nacionalista de Artur Mas fracasó en las urnas al perder su partido casi 15 escaños en el Parlamento de Cataluña. AFP/La República
Enviar

Fracasa separación: Cataluña

El objetivo de realizar un referéndum de independencia fracasó en las urnas durante las elecciones regionales de Cataluña, España.
Los nacionalistas de centroderecha del presidente regional Artur Mas ganaron las elecciones autonómicas, pero se quedan muy lejos de la mayoría absoluta, según resultados oficiales.
Convergencia i Unió, la coalición de Mas, obtiene 48 diputados, lo que supone que perdería 14 escaños con respecto a los comicios de 2010.
Los independentistas de ERC doblan su presencia, con 20 escaños, mientras que el Partido Socialista de Cataluña se mantiene como segunda fuerza con 22 diputados aunque pierde 5 escaños.
El Partido Popular de Cataluña sube ligeramente y suma dos diputados más de los que tenía, de 18 a 20, igual que la formación de izquierdas ICV-EUiA, que pasa diez a 13.
La jornada electoral en Cataluña se desarrolló con una alta participación de casi un 60%.
La votación transcurrió con normalidad en unos comicios para elegir a los 135 miembros del Parlamento autonómico.
Todas las fuerzas políticas coincidieron en la gran trascendencia de estas elecciones, tanto a nivel regional como nacional.
El Partido Popular, en el poder en España, catalogó el resultado de las elecciones como un ridículo Mas, en su intención irresponsable de hacer un referéndum soberanista.
El jefe de campaña y secretario de Organización del Partido Socialista Catalán, Dani Fernández, dijo que Artur Mas, ha fracasado en su objetivo de convertir estas elecciones en un plebiscito personal.
CiU adelantó las elecciones dos años después de que el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, rechazara su propuesta para conceder a Cataluña un trato fiscal especial.
Tras adelantar las elecciones, Mas anunció su intención de abrir un proceso soberanista, con la celebración de un referéndum sobre la relación futura de Cataluña con España.
Con ese objetivo, pidió a los catalanes un amplio respaldo en estas elecciones.
La cita fue observada en clave nacional debido a la dimensión que Mas introdujo al busca celebrar un referéndum para que Cataluña decida sobre el estatus futuro de su relación con España.
Esta comunidad autónoma, de 7,5 millones de habitantes, que aporta al PIB español en torno al 18%, está sumida en una grave crisis económica, con una deuda de casi 44 mil millones  y sin poder obtener financiación en los mercados.
Como consecuencia de esta situación, el gobierno regional -que considera que la comunidad autónoma aporta mucho más a las arcas del estado de lo que recibe- tuvo que recurrir al Fondo creado por el Gobierno español para ayudar a las regiones con problemas de financiación y pedir prestados más de 5 mil millones de euros.
Los drásticos recortes decididos por Mas en sectores como la Sanidad y la Educación, que desencadenaron protestas y descontento social, han pasado sin embargo a un segundo plano en la campaña electoral, eclipsados por su propuesta soberanista.
Otros partidos que participaron en los comicios le acusaron de adelantar las elecciones y lanzar el debate independentista para contrarrestar las críticas y las protestas.
En la recta final de la campaña surgió la polémica en torno a un informe policial publicado por el diario español "El Mundo", que implica a Artur Mas, junto al expresidente regional Jordi Puyol, en un presunto cobro de comisiones ilegales por adjudicación de obras públicas, y atribuye a su padre cuentas millonarias en Suiza y Liechtenstein.
Los nacionalistas de Convergencia i Unió regresaron al gobierno de Cataluña hace dos años, tras derrotar a la coalición encabezada por los socialistas con una mayoría de 62 escaños en un Parlamento de 135, a seis de la mayoría absoluta (68).
Según los analistas, no alcanzar la mayoría absoluta después del desafío soberanista lanzado por Mas, sería interpretado como un fuerte revés para el líder nacionalista, que pidió a los catalanes un respaldo excepcional para acometer su plan soberanista.
El Gobierno español ha recordado al dirigente catalán que su idea de celebrar un referéndum en Cataluña no está contemplada en la Constitución española, por lo que no sería legal, y en todo caso tendría que ser una consulta a todos los españoles.

201211252220500.ii.jpg

Barcelona / EFE
 

Ver comentarios