Forjado para ser campeón
Adrián Agüero, característico con su número cuatro. Cortesía 2mas2Studio/La República
Enviar

201606211946320.p25-motocross-rec.jpg
Con solo 17 años logró coronarse como el nuevo monarca del motocross latinoamericano en la categoría MX2. Pero la ambición de Adrián Agüero no se queda ahí y ahora apunta al Campeonato Nacional.
El actual piloto de KTM desde pequeño ha estado ligado a este deporte, cumpliendo etapas, lleva ya ocho títulos nacionales (divididos entre los 50, 65 y 85 centímetros cúbicos), el latinoamericano y ahora va por el campeonato MX2 del torneo local.
“El sentimiento de ser campeón es muy bueno, me motiva y muestra que todas las cosas que estoy haciendo van bien, todo lo que me he esforzado ha valido la pena”, afirmó.
En la competición nacional tiene todo a favor, sus 22 puntos de distancia sobre su inmediato seguidor José Pablo Chaves (quien salió lesionado del Latinoamericano) le dan confianza.
“Voy liderando y debo seguir haciendo lo mismo. De seis heats, he ganado cinco, así que necesito mantenerme para conseguir mi objetivo: el título”, dijo.
El torneo costarricense regresará el 10 de julio para la cuarta fecha a disputarse en la pista Los Alpinos en Corralillo, de Cartago.
Agüero apunta como clave mantener su paso, el nivel mostrado en el Latinoamericano donde solo el dominicano, Franklin Noguera, pudo darle pelea.
“El ritmo fue muy explosivo. 'A gas pegado', como decimos nosotros. Eso hace que sea muy cansado”, comentó.
Hasta que no logre asegurar el título Adrián no descansará, todavía queda mucho camino pues el campeonato consta de nueve fechas en total.
Tras tres años fuera del país y compitiendo en Estados Unidos el costarricense sigue demostrando todo lo aprendido a su corta edad.
De todo ese aprendizaje destaca la madurez que logró sobre todo a la hora de tomar decisiones en pista.
“Aprendí a saber manejar mejor la calma, aguantar el dolor físico, y cómo controlar los ataques, los momentos exactos, eso marca la diferencia entre ganar y perder”, dijo.
Agüero, quien se entrena en la pista que tiene en su casa, ve claro su futuro, primero seguir luchando por el título hasta conseguirlo y después estar un par de temporada más en la MX2 —“consolidarme”, como lo define— para dar el siguiente paso, la MX1.

Ver comentarios