Enviar

Fondos inmobiliarios: Atractiva alternativa

201309012201360.col2.jpg
Ante las condiciones económicas actuales, los fondos de inversión inmobiliarios se vislumbran como una excelente alternativa de inversión con un horizonte de largo plazo. Tomemos en cuenta que nuestro país y el mercado internacional presentan una serie de variables e incertidumbre sobre su comportamiento, lo cual ofrece un panorama difícil a quienes desean poner a trabajar su dinero, sin embargo, sí existen productos que pueden satisfacer sus necesidades.
Las proyecciones de las principales variables macroeconómicas señalan una desaceleración profunda del crecimiento económico con un 3% de crecimiento en PIB. El país se encuentra en una situación fiscal complicada con un déficit del 5,0% del PIB según las proyecciones, lo cual generará presión en las tasas, además de estrujar el crédito al sector privado. Observamos que la tasa básica pasiva, después de llegar a su punto máximo de 11% en octubre de 2012, ha venido bajando hasta colocarse en la última lectura en 6,55%, colocando la tasa básica real cerca del 1%.
Esta baja en la tasa en colones genera un menor premio por invertir en moneda nacional, lo cual vuelve nuevamente atractivo invertir en dólares. Ante este panorama y dado los rendimientos históricos de la industria, los fondos inmobiliarios se consolidan como una forma atractiva y relativamente estable para los ahorrantes e inversionistas.
Un punto muy importante es el rendimiento ponderado de la industria de fondos, que en el mes de junio 2013 fue del 7,6%. Si comparamos este rendimiento con un 2,5% de tasas pasivas promedio en dólares en el sistema bancario, podemos hablar de un premio interesante por ampliar el horizonte de inversión.
Los fondos tienen fundamentales sólidos que hacen que sean instrumentos financieros llamativos:

Tienen invertido el patrimonio en inmuebles construidos y que generan una renta por los alquileres, los cuales pagan beneficios de forma periódica.
Los rendimientos de los fondos están asociados a la ocupación, ya que provienen de los ingresos de los alquileres menos los gastos de operación.
Generan rendimientos sin grandes inversiones y democratizan el ahorro.
Tienen beneficios en tratamiento tributario favorecido con un impuesto único del 5% sobre los ingresos.
Así al incluir dentro del portafolio fondos de inversión diversifica el riesgo por tasa de interés ya que los fondos no están asociados a este factor. Además las condiciones económicas no son una amenaza a los fundamentales de los fondos, ya que en los peores tiempos de la crisis, los ingresos se mantuvieron al igual que rendimientos, los índices de ocupación no se vieron comprometidos.
Todo lo anterior nos indica que es un buen momento de invertir en fondos inmobiliarios, y nos reitera que estos instrumentos tienen un panorama muy positivo, manteniéndose como una opción viva de inversión con un horizonte largo plazo en dólares.
 

Elena Goldgewitch
Gerente de Interbolsa SAF

Ver comentarios