Logo La República

Lunes, 21 de septiembre de 2020



FORO DE LECTORES


Fonatel: Universalidad y Solidaridad Digital

Maryleana Méndez [email protected] | Martes 11 agosto, 2020

Marileana

Universalidad y Solidaridad son los primeros principios rectores expresados en la Ley General de Telecomunicaciones. La Ley refiere la primera como la prestación de un mínimo de servicios a los habitantes de todas las zonas del país, sin discriminación y en condiciones adecuadas de calidad y precio. La segunda plantea establecer mecanismos que permitan brindar conectividad a personas de menor ingreso y población vulnerable, contribuyendo a su desarrollo. Por tanto, el Estado debe promover que los ciudadanos con necesidades especiales, sin distingo de ubicación geográfica, reciban servicios TIC, considerados condición para su desarrollo y bienestar.

El instrumento principal del modelo costarricense de solidaridad digital es el Fondo de Servicio Universal FONATEL (Fondo Nacional de Telecomunicaciones), financiado por los operadores de telecomunicaciones en forma proporcional a sus ingresos. El regulador define y ejecuta sus proyectos dentro de la política pública del Rector sectorial, para garantizar el cierre de las brechas digitales. Estos deben ser técnicamente sólidos, no distorsionar la competencia, evitar “crowding out”, es decir, que las inversiones de los operadores se desplacen por la intervención pública, cubrir zonas geográficas no rentables y garantizar el acceso a los quintiles de más bajos ingresos.

Sin refuerzo público no sería sostenible desplegar infraestructura en las zonas más distantes de los grandes centros poblacionales Los ingresos no cubrirían los costos, o el precio sería demasiado alto para las familias. La inversión de los operadores complementada con recursos del fondo establece un círculo virtuoso de generación de riqueza, desarrollando más mercado, más servicios, más ingresos, y más contribución al FONATEL, que vuelve a aplicar sus recursos para continuar la tarea de universalizar la conectividad, por ello el fondo se debe invertir en el mismo sector que contribuye.

El cierre de la brecha digital es una aspiración de todas las sociedades latinoamericanas. Buena parte de los países de la región cuentan con fondos de servicio universal. Sin embargo, el modelo costarricense presenta muchas ventajas que le convierte en un caso de éxito reconocido. En primer lugar porque sus recursos no se destinan a cubrir otras obligaciones fiscales; además, no están atados a una tecnología particular; y adicionalmente, los recursos obtenidos por las licitaciones de espectro radioeléctrico se destinan a fortalecer el fondo, evitando aumentos artificiales del precio del espectro que frenan el desarrollo de nuevas redes. Otros aspectos positivos son la asignación de los recursos a través de procesos de selección competitivos; y la aplicación del principio de neutralidad tecnológica

En este momento los proyectos del FONATEL se complementan entre ellos. El primero es la cobertura geográfica, con 183 distritos rurales y 24 territorios indígenas, con anclas de demanda que buscan garantizar el uso productivo de la conectividad (servicio a escuelas, centros de salud, cen-cinai), luego el proyecto de equipamiento a estos centros, con 40.000 dispositivos. Otro proyecto contempla la conexión al hogar y el respectivo equipo. Este establece un subsidio, que cubre parcialmente el costo de las prestaciones y es entregado a través del operador, a hogares en condición de vulnerabilidad, para un total de 140.000 hogares (560.000 personas aproximadamente). Además, el programa de espacios públicos conectados (513 espacios).

El fondo no puede morir de éxito, el hecho de que cuente con una importante cantidad de recursos es señal de que el modelo de financiamiento funciona. Asimismo, es un fondo activo, con programas exitosos y con operadores comprometidos en la ejecución de los proyectos. Es menester menciona, que la celeridad con que se ejecutan los proyectos definitivamente debe ser objeto de mejora, sin embargo, en época de crisis se precipita la inversión de los recursos disponibles, no se liquidan. Queremos agilidad, sin embargo, no la lograremos rompiendo el modelo.





© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.