Fishman denuncia por crisis en San Juan de Dios
Enviar
Demanda es contra Eduardo Doryan, Ileana Balmaceda y María Luisa Avila
Fishman denuncia por crisis en San Juan de Dios
Malas condiciones de quirófanos se conocían desde 2007

El mal estado de las instalaciones y de las salas de operación del Hospital San Juan de Dios detonó una denuncia judicial contra tres altos jerarcas del sector salud.
La demanda presentada ante el Ministerio Público, por el legislador Luis Fishman, es contra Eduardo Doryan, ex presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social; Ileana Balmaceda, actual presidenta de la institución, y María Luisa Avila, ministra de Salud, por supuesto incumplimiento de labores.

La situación de los quirófanos del San Juan de Dios fue evaluada en varias oportunidades, sobre lo cual en 2007 se emitieron tres informes que no habrían sido atendidos oportunamente, según detallan argumentos del diputado socialcristiano.
Destaca que uno de los informes emitidos por la Auditoría Interna de la Caja, firmado por Jorge Arturo Hernández fue declarado confidencial por las autoridades de esa entidad, a pesar de ser tema de interés público.
El caso se remonta al 12 de junio de 2007, cuando supuestamente se señaló que los quirófanos presentaban grietas en las paredes, pisos en pésimo estado, salas sin ventilación, lámparas descompuestas y aires acondicionados oxidados.
Por otro lado, tampoco habría comenzado la construcción de la Torre Quirúrgica que solventaría el problema de las salas de operaciones.
Eso a pesar de que ese centro hospitalario debe atender más de 900 mil personas y de tener una lista de más de 15 mil operaciones.
De acuerdo con la estrategia, la inauguración de la Torre estaba prevista para 2012. Al día de hoy, las autoridades de la Caja gestionan los permisos de construcción, de acuerdo con lo dicho por Rosa María Climent, gerente médica.
En la denuncia se anota el hecho de que Balmaceda, como directora del citado hospital, al presentar la rendición de cuentas no hace mención a los quirófanos pese a una inversión cercana a los $50 millones hecha.
Se intentó contactar a Avila y Balmaceda para tener su versión sin embargo no respondieron.
“Demasiada inoperancia, mala gestión que da mucho que pensar. A veces pienso que podría ser planeado. Podría estar pensando que hay un plan orquestado para desmantelar la Caja y fomentar el negocio privado”, ahondó Fishman al ser consultado sobre los hechos.

Gabriela Masís
[email protected]

Ver comentarios