Enviar
• Reducción de tiempo y costos son parte de los beneficios
Firma manuscrita será cosa del pasado
• Corte Suprema hace un llamado para usar documentos firmados digitalmente

Firmar con lapicero sería pronto una práctica obsoleta. El avance tecnológico y la ley de firma digital permiten que usted ya pueda hacerlo electrónicamente con varios tipos de documentos, con la misma validez que si firma a mano. Pero para que el procedimiento valiera la pena las entidades a las que usted les entrega esos archivos firmados tendrían que recibirlos, de igual manera que los impresos, proceso que la Corte Suprema de Justicia está acelerando y pidiendo se ordene.
La Corte emitió recientemente un acuerdo llamando la atención a las entidades públicas que no están recibiendo documentos firmados digitalmente, asimismo instando al poder ejecutivo a emitir una directriz para que no se rechacen archivos con ese tipo de rúbrica en las oficinas de gobierno.
Lo anterior lo hizo tras la queja de un juez de cobros de Heredia que denunció que el Banco Nacional no aceptó una orden de embargo, dado que no tenía la firma gráfica.
“El problema no es firmar un documento; el problema es que una institución como el Banco Nacional se niegue a tramitar un documento firmado digitalmente, sobre todo en mi caso, porque en una de sus sucursales realicé el trámite para obtener la tarjeta de firma digital”, explica en su queja Juan Pablo Carpio, juez de Heredia.
La posición de la Corte es positiva para muchos empresarios, dado que les podría en el mediano plazo aumentar el número de entidades que reciban este tipo de archivos.
Y es que usar esta firma puede ahorrarles a usted y a su empresa mucho dinero y tiempo.
Por ejemplo, ya existen en el país más de 30 mil personas que tienen el dispositivo —tarjeta de firma digital— para firmar electrónicamente documentos, ellos podrían ser sus potenciales clientes.
Además, actualmente hay quienes pagan millones por servicios de archivo para que documentos que deben guardarse por periodos de hasta diez años, pero usando documentos digitales el espacio ocupado para almacenar se reduce exponencialmente.
Además, existen procesos presenciales que podrían ser implementados vía correo electrónico y reducir la demanda de grandes planillas, otro ahorro para usted.
Con el uso de documentos firmados para los trámites internos de su empresa, el tiempo de traslado de los documentos físicos para compañías con sucursales, y los correspondientes gastos de gasolina se reducirían. Además se aumetaría la seguridad.
Si usted necesitara algun tipo de asesoría la Secretaría de Gobierno Digital está dispuesta a apoyarlo.
Con este paso la Corte alinea a las entidades, al menos las públicas, para que agilicen su ingreso al mundo digital, y a las compañías privadas les da la posibilidad de ahorrar y dar mejor servicio al cliente.



Carolina Acuña
[email protected]

Ver comentarios