Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Finanzas del amor

Carolina Acuña [email protected] | Lunes 14 febrero, 2011



San Valentín es una buena época para pensar en la planificación financiera con su pareja
Finanzas del amor
No deje que pequeños malentendidos se conviertan en grandes problemas

En fechas como ésta, cuando se piensa en matrimonio y vida en pareja, probablemente muchos románticos pensamientos le salten a la mente. Pero no se trata solo de besos y abrazos sino también de una relación económica y financiera a largo plazo que puede mejorar la vida de ambos o hacerla un verdadero campo de batalla. La planificación financiera es clave para evitar problemas de este tipo que son una importante causal de divorcio.
El matrimonio es una asociación que ofrece a ambos grandes ventajas ya que ambos trabajan para una unidad económica, si ambos están comprometidos y abren el espacio para que se dialogue de manera franca en mejorar su futuro financiero; si no, puede acabar con la relación entera.
“En el matrimonio no tendremos tus ingresos y mis ingresos, tus cosas y mis cosas; todo será y estará a disposición del núcleo familiar, de las necesidades de cada uno y de acuerdo con las posibilidades de la familia, como una verdadera unidad económica”, explica Herbert Morales, gerente de país de Café Britt quien lleva ya 23 años de vida en matrimonio.
Esa comunión de bienes da la oportunidad de iniciar inversiones donde cada uno aporte de acuerdo a sus posibilidades. Así mismo, es un buen espacio para hablar de sus fondos de pensión, fondos para estudios de los hijos y hasta la construcción de casa.
Las parejas pueden tener diferentes actitudes hacia el dinero, por eso se deben lograr consensos sobre los riesgos que se pueden asumir, las oportunidades de inversión y las prioridades de los dos. Por ello los consejos de asesores financieros son de obligatoria revisión por parte de las parejas.
“Una vez puestas en práctica estas bases para lograr la “auténtica unidad” en el manejo económico de las finanzas familiares, las consecuencias de crecimiento y fortalecimiento de la economía familiar se irán manifestando más temprano que tarde”, concluyó Morales.


Al pasar del “yo” al “nosotros” las parejas pueden encontrar en la planificación financiera una respuesta que las haga sentirse confortables. No espere a casarse para hablar, ya que cuanto más pronto lo haga podrá conocer mejor la actitud de la pareja hacia el dinero.

Presupueste sus ingresos y gastos:

Elabore un presupuesto donde se indiquen todos sus ingresos y todos los gastos que están “acostumbrados” de solteros, de manera que determinen en pareja cuáles podrán mantener de casados y cuáles no. Es de esperar que cuando estaban de novios era más fácil salir todos los fines de semana y tal vez ahora tengan que regular sus salidas y el monto a gastar en cada una de ellas.

Seguimiento:
Analizar mensualmente en pareja si están cumpliendo los compromisos financieros asumidos en su presupuesto de manera que les ayude a disciplinarse y ordenarse, esto les permitirá reforzar las metas definidas para gastos. Es un trabajo en pareja.

Alquilar o pedir prestado:
Es importante analizar bajo la perspectiva de costo-beneficio las opciones de alquiler versus un crédito hipotecario, con la gran ventaja que en este último caso estaría pagando por algo propio.

Ahorro e inversión:
Es fundamental organizarse y formalizar un ahorro programado pensando en sus vacaciones, de manera que no les afecte su liquidez familiar. De igual forma ser sinceros en las deudas de cada uno y buscar esquemas de refundición de deudas, que les permitan pagar una cuota más baja que alivie su liquidez.
Es útil formalizar un certificado de ahorro a plazo, que permita maximizar su rentabilidad y tener la prevención ante cualquier situación inesperada.

Fuente: Erick Loría, Coopeservidores


Carolina Acuña
[email protected]