Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Finalmente se aprobaron las acciones BEPS

Rafael Luna [email protected] | Lunes 23 noviembre, 2015



Finalmente se aprobaron las acciones BEPS


El concepto de BEPS (base erosion and profitshifting) se refiere principalmente a las ventajas que tienen en especial grandes empresas multinacionales, para diseñar estrategias fiscales que disminuyan su carga tributaria a nivel global, a través del aprovechamiento de las lagunas y la desconexión entre los sistemas tributarios de los diferentes países en que operan.
Lo anterior ha provocado que, en la práctica, grandes empresas que generan sumas enormes de facturación, tengan una carga tributaria inferior al de empresas más pequeñas.
En otras palabras, se ha venido desplazando el pago de impuestos de las empresas más grandes a empresas más pequeñas que no tienen las mismas posibilidades de planificación y las antiguas medidas para fomentar un ambiente propicio para el intercambio comercial alrededor del mundo y, la principal de ellas, la eliminación de la doble imposición internacional (es decir que en vez de no pagar, se paga dos veces) han “degenerado” en estrategias para no pagar o pagar poco.
Lo curioso es que estas estrategias se implementan respetando los marcos jurídicos de los países en que operan, es decir, son legales, porque los sistemas tributarios son los que lo permiten.
Pues bien, con la aprobación de las 15 acciones BEPS ocurrido esta semana en Turquía por parte de la OCDE y el G-20 esto cambiará.
Diversos expertos en la materia han manifestado que el plan BEPS constituye la reforma tributaria más importante de los últimos cien años en el mundo.
Este plan básicamente pretende que lo que antes se podía hacer de forma legal, va a dejar de serlo.
Para darles una idea, una de las acciones es hacer transparente la carga fiscal efectiva de las empresas multinacionales en todos los países donde operan, de forma que se pueda verificar la forma en la que planifican sus estructuras fiscales, pero no para una Administración Tributaria de un país en particular, sino coordinadamente entre todas. La potencia de estas medidas es enorme.
Como no podía ser diferente, varias de las acciones del plan BEPS se refieren a aspectos relacionados con precios de transferencia, por ser este uno de los instrumentos predilectos de planificación fiscal. Pero la cosa va más allá y debe llamarse la atención sobre relación entre BEPS y los instrumentos de intercambio de información entre administraciones tributarias en todo el mundo.
La información lo es todo en materia tributaria y esto significa que en los siguientes años, es muy probable que los costos indirectos para el cumplimiento de las medidas BEPS vayan en aumento y si bien el impacto de estas medidas en un país como Costa Rica podrían calificarse de moderadas, lo cierto del caso es que también afectarán.
Vivimos en un mundo diferente al que nacimos. Nuestras libertades individuales van cediendo todos los días, en especial el derecho a la intimidad, en pos de otros bienes jurídicos tutelados como la recaudación tributaria y la seguridad internacional, pero hay que aceptar que un pequeño país como Costa Rica no puede de ninguna forma aislarse de la comunidad internacional.