¡Final de revancha!
Ismael Gómez, Yendrick Ruiz y Víctor Núñez, el tridente ofensivo del Herediano, capaz de derribar el muro defensivo mejor edificado. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

¡Final de revancha!

Herediano y Cartaginés reeditarán una final envuelta en añejas polémicas

A los frustrados seguidores del Cartaginés nadie les quita de la cabeza que no son campeones nacionales en los últimos 73 años, por “culpa” del Club Sport Herediano.

201305122315190.a111.jpg
Randall “Chiqui” Brenes, el jugador emblema del Cartaginés, despertó de su letargo en el mejor momento, y fue pieza táctica de lujo en la semifinal.www.imagenesencostarica.com/La República
Los brumosos perdieron dos finales polémicas con los rojiamarillos, “gracias” a errores monumentales de los árbitros de turno nombrados como centrales y la herida, profunda y sangrante perdura. Han pasado muchísimos años y no se cierra, no se cura, no sana, está abierta...

Entonces, viene la revancha.
Si existe un equipo en el fútbol nacional al que los cartagos no quieren, ese es el Herediano, desde luego que con las excepciones de rigor que deben ser muchas, pero ese par de “clavos”, bien incrustados en los viejos seguidores del club de la Vieja Metrópoli, que vieron cómo se anuló un gol legítimo de Chan y cómo se pitó un penal que no lo fue y se esfumaron dos coronas añoradas y urgidas para calmar las viejas ansiedades que se arrastran desde 1940, ahora hay oportunidad de sacárselos.
Al Cartaginés brioso, táctico, ordenado, que ayer eliminó al Deportivo Saprissa gracias a la ventaja deportiva que se ganó por quedar mejor ubicado que los morados en la clasificación general, se le atraviesa en la final un Herediano favorito y encendido, picante y goleador, repleto de estrellas en su nómina, para en dos partidos coronar al sucesor del león herido, hincado y eliminado, hundido en los trastornos de buscar un nuevo entrenador.
Las semifinales fueron bien distintas; el Herediano se topó a un Pérez Zeledón herido de muerte en la previa, apuñalado por su propia dirigencia a la que se le ocurrió cambiar de entrenador a dos juegos del final y aprovechó la debilidad del rival y su gran momento para avanzar a la final caminando.
Mucho más complicado le resultó al Cartaginés, con un rival de mucha tradición enfrente, al que no pudo vencer en dos partidos, pero tampoco se dejó doblegar el cuadro de las brumas, todo un mérito táctico dada la envergadura del contrincante.
De cara a la final, el Herediano parte como favorito; lo que pasa es que topará con un Cartaginés motivado por dejar fuera a los dos grandes de forma sucesiva, con un estratega de lujo como Javier Delgado, capaz de atar y maniatar a los astros de Marvin Solano y encerrarlos en el monasterio de la táctica, la misma que no pudo descifrar en 180 minutos el Saprissa.

201305122315190.a11.jpg

Gaetano Pandolfo
[email protected]

 


Ver comentarios