Fin de un papado
AFP/La República
Enviar

Fin de un papado

El papa Benedicto XVI ha dicho adiós a los vecinos de Castel Gandolfo, dos horas antes de que hiciese efectiva su renuncia, desde la ventana de la Villa Pontificia que se asoma a la plaza del pueblo, abarrotada en un frío y apacible atardecer de este 28 de febrero.
La espera de la llegada del helicóptero papal que trasladó a Benedicto XVI y a la llamada familia pontificia, su secretario George Ganswein y cuatro laicas consagradas, desde el Vaticano a Castel Gandolfo, fue dedicada al rezo de un rosario dirigido por el obispo de Albano.
Caballeros de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro con largas túnicas blancas y mujeres de la misma orden de negro riguroso y con mantilla, contrastaban con la sencillez de los vecinos y los fieles llegados de los pueblos que oraban con recogimiento.
"A Benedicto le gusta Castel Gandolfo y se va a quedar entre nosotros dos meses. Dos meses de bendición para este pueblo", dijo Efe Ettore Rimini, de 63 años.
Hombres con rostros curtidos por el sol, que alzaban las solapas de sus zamarras y se calaban la gorra ante el azote del viento fresco de la tarde, portaban pancartas en las que se podía leer: "Gracias Benedicto, estamos todos contigo", y también varios estandartes con imágenes de santos.
La plaza Castello, popularmente conocida como "la sartén" por su forma similar ya que en su centro se abre a una estrecha calle, "el mango", era todo un murmullo, mientras en el bar Carosi muchos paisanos tomaban café caliente hasta que el repicar de las campanas de la iglesia de Santo Tomás anunció que el helicóptero blanco del papa ya había despegado del Vaticano.
Los aplausos, vítores y el agitar de banderas vaticanas saludaron la partida del papa alemán hacia el pueblo, situado a unos 30 kilómetros al sur de Roma y residencia estival de los pontífices desde 1626 en que fue construido por orden del papa Urbano VIII.
Las autoridades locales tomaron posiciones en el balcón del Ayuntamiento adyacente a la Villa Pontificia y toda la corporación con la banda cruzada al pecho con los colores de la bandera italiana aguardó, al igual que todos los asistentes y especialmente los cámaras de las televisiones llegadas de todas partes del planeta, el sonido del helicóptero vaticano.
Finalmente casi todas las personas, unas 5 mil, elevaron la vista ante el sonido del motor del helicóptero, las luces de la sala de la Villa Papal se encendieron dejando entrever una lámpara de cristal por la ventana, desde la que colgaba un pendón granado con el escudo del pontífice y, tras unos minutos, Benedicto XVI se asomó sonriente con los brazos extendidos.
"Gracias, Buenas Noches a todos", dijo con voz firme ante el clamor general.
"No seré más el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica a las ocho de esta tarde. Será un simple peregrino, que inicia la ultima etapa de su peregrinación en esta tierra", añadió con voz serena y más asentada que la de ayer durante la audiencia general en la plaza de San Pedro.

Castel Gandolfo (Italia)/EFE

Ver comentarios