Enviar
Filmeguía 12-1-08

Mario Giacomelli
Para la República

Soy leyenda
“I Am Legend” (2007) de Francis Lawrence. Con Will Smith y Alice Braga. Tercera adaptación de una novela clásica de Richard Matheson. En 2012, un científico intenta sobrevivir en un mundo aniquilado por un virus. Aunque el final es contradictorio y no respeta la fuente literaria, hay mucho que admirar en esta ambiciosa producción, intensa, bien actuada y visualmente impresionante. Memorable.

Calificación: 8

Después de la boda
“Efter brylluppet” (2006) de Susanne Bier. Con Mads Mikkelsen y Rolf Lassgard. Un hombre solitario descubre tener una hija adulta, en esta interesante cinta danesa, nominada al Oscar 2007. Es un melodrama cargado de sentimentalismo, contado con un estilo personal, que disimula la simplicidad del guion y le otorga una dimensión trágica. Lo mejor de todo son los robustos desempeños actorales. Intimista.

Calificación: 7

Encantada
“Enchanted” (2007) de Kevin Lima. Con Amy Adams y Patrick Dempsey. En esta fábula moderna para niñas, una princesa de caricatura se hace humana y vive aventuras románticas en Nueva York. En teoría, rompe los esquemas de los cuentos de hadas tradicionales. En realidad, la sátira es blanda, y su conclusión conservadora y predecible. Sobresale un dinámico número musical al aire libre. Meliflua.

Calificación: 6

Aliens versus Depredador 2
“Aliens versus Predator 2” (2007) de los hermanos Strause. Con Steven Pasquale y Reiko Aylesworth. Segunda parte de la franquicia de terror y ciencia ficción, fruto de la fusión de dos series anteriores. Esta vez, la Tierra es el teatro de una sangrienta batalla entre alienígenas. Técnicamente impecable, es un espectáculo frío y rutinario: como observar un partido de fútbol entre equipos foráneos. Clonada.

Calificación: 5

La leyenda del tesoro perdido – El libro de los secretos

“National Treasure – The Book of Secrets” (2007) de Jon Turteltaub. Con Nicolas Cage y Jon Voight. Vuelve el aventurero Ben Gates con otra absurda travesía, llena de pistas obvias y acertijos que se resuelven solos. Esta secuela ya no parece una versión infantil de “El código Da Vinci”, sino una imitación barata de Indiana Jones, privada de pasión y energía. Genera más bostezos que adrenalina. Descabellada.

Calificación: 4
Ver comentarios