Filadelfia implementará impuesto a gaseosas
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

Los impuestos de azúcar destinadas a reducir la demanda de bebidas azucaradas y otras bebidas no alcohólicas están cobrando impulso para los gobiernos que buscan reducir la obesidad.

Filadelfia, por ejemplo, va a imponer una tasa de $0,1 por onza a las bebidas azucaradas, a partir del 1 de enero. El dinero de los impuestos se destinará a la mejora de la infraestructura y el sistema educativo de una ciudad con una tasa de pobreza del 26%, dijo el alcalde James Kenney.

Las nuevas directrices de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos sobre la etiqueta de nutrición, que deberá llevar información sobre el azúcar añadido como un porcentaje del valor diario recomendado, también podría reducir la demanda de bebidas azucaradas, según Gregory Elders y Shaheen Contractor, analistas de Bloomberg Intelligence.

La medida regirá a partir de 2018.

La industria de bebidas de Estados Unidos está en desacuerdo con la idea de que el consumo de refrescos está conectado a la obesidad, no obstante, está haciendo esfuerzos para ayudar a mitigar la epidemia de obesidad.

"Los fabricantes de bebidas fijaron una meta para reducir las calorías que consume una persona por bebida en un 20% para 2025", dijo William Dermody, vicepresidente de políticas en la American Beverage Association, una asociación comercial que representa a la industria de bebidas no alcohólicas de Estados Unidos.

Pepsi y Coca-Cola declinaron hacer comentarios para el artículo.

Ver comentarios