Figueres plantea construir un nuevo Liberación Nacional
José María Figueres dijo tener un interés “genuino y de corazón” en renovar el partido fundado por su padre. Archivo/La República
Enviar

Primera asamblea del partido luego de derrota electoral

Figueres plantea construir un nuevo Liberación Nacional

Johnny Araya no descarta luchar por la alcaldía de San José para 2016

Seis meses después de su histórica derrota electoral, dirigentes del Partido Liberación Nacional plantean cambios en la organización de cara a la próxima campaña.
“Hoy vengo a plantear que Liberación Nacional debe avanzar hacia un nuevo Liberación”, afirmó José María Figueres, expresidente de la República, durante la asamblea del PLN, celebrada el sábado.
Después de casi una década de residir fuera del país, Figueres dice que ha vuelto de forma definitiva y tiene un interés “genuino y de corazón” en renovar el partido fundado por su padre hace 60 años.
“Quiero que el PLN se convierta en el partido del sector cooperativo, de la juventud y de la clase media” añadió.
Contrario al clamor de la juventud y de algunos líderes liberacionistas, Figueres no está de acuerdo en sancionar a Johnny Araya, excandidato a la Presidencia en las pasadas elecciones y que renunció durante la segunda vuelta.
“Perder tiempo en analizar el pasado es faltarle a Costa Rica en nuestro compromiso de volver a ser un partido del futuro”, comentó Figueres.
Por su parte, Araya analizaría volver a aspirar a la alcaldía por San José para las elecciones de 2016.
“Algunos delegados cantonales me lo han propuesto y aún no lo descarto”, indicó Araya.
En su discurso ante los asambleístas, Araya dijo que llegaba para “dar la cara”.
Su renuncia trajo consigo una serie de discrepancias en contra y a favor del excandidato.
“Reconozco con humildad que una decisión tan compleja como esta debió haber sido más consultada”, admitió quien fuera aspirante presidencial.
Seis meses después, intentó justificar su decisión ante una asamblea dividida entre quienes lo condenan y quienes continúan defendiéndolo.
“Hicimos un gran esfuerzo para ganar en primera ronda. Esa era nuestra única posibilidad, pero no lo logramos”, dijo Araya.
Sin embargo, el excandidato justificó que había un desgaste acumulado por los dos gobiernos liberacionistas y que se confirmaba una regla no escrita, la de que ningún partido ha ganado tres veces consecutivas en Costa Rica.
Araya también lamentó las “puñaladas” a lo interno del PLN y los cálculos electorales para 2018 hechos por algunos dirigentes.
“Es lamentable que los odios internos son más grandes que la confrontación con nuestros opositores”, señaló.

Natalia Chaves
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios