FIFA abandona batalla contra el racismo
Algunos inadaptados sociales demuestran que la lucha debe continuar y no se debe tolerar este tipo de actitudes en los estadios. Archivo/La República
Enviar

Nuevamente la FIFA se encuentra en el ojo del huracán. Esta vez, el máximo ente del fútbol mundial anunció la disolución de su fuerza de tarea contra el racismo, tras alegar que completaron su labor.

La noticia generó mucho disgusto en los diferentes sectores, especialmente porque persisten las preocupaciones sobre conductas y expresiones discriminatorias en Rusia, sede del Mundial en 2018.

En un principio, la fuerza de tarea fue establecida en 2013 por el entonces presidente de la FIFA Joseph Blatter.

Originalmente estuvo encabezada por Jeffrey Webb, vicepresidente del organismo, quien fue arrestado en 2015, como parte de la investigación estadounidense sobre la corrupción en el fútbol.

Webb, quien se declaró culpable de asociación ilícita, fue reemplazado hace un año como presidente de la fuerza de tarea por Constant Omari, líder de la federación congoleña y miembro del consejo directivo de la FIFA.

Omari, por su parte, asegura que en ningún momento se convocó a una reunión para hablar del tema.

Durante la convención SoccerEx en Manchester, Fatma Samoura, secretaria general de la FIFA, esquivó las críticas al insistir en que su organismo sigue comprometido en el combate al racismo en el deporte más popular del mundo.

“La fuerza de tarea tenía un mandato muy específico que a nuestro entender fue cumplido plenamente”, declaró Samoura.

El príncipe Alí de Jordania, presidente de la Asociación de Fútbol de Jordania y candidato en las pasadas elecciones a presidente de la FIFA, criticó fuertemente la decisión tomada.

“La lucha contra el racismo está lejos de haber llegado a su fin y que la actual dirigencia de la FIFA considere que se implementaron las recomendaciones del cuerpo especial es una vergüenza. Nunca fue tan evidente la necesidad de combatir el racismo y la discriminación racial como lo es en el mundo actual”, manifestó el príncipe.

La FIFA deberá resolver la situación en Rusia a menos de nueve meses de que el país sea sede de la Copa Confederaciones, un evento que servirá como preámbulo para el Mundial de 2018.

A principios de este mes, la UEFA ordenó al club ruso Rostov cerrar una sección de su estadio para el partido de la Liga de Campeones contra el PSV Eindhoven el día de ayer a manera de castigo por las conductas racistas de los aficionados.


Ver comentarios