Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



NACIONALES


Fernando Rodríguez: “Ni la CIA puede garantizar que la información no se filtre”

Esteban Arrieta [email protected] | Jueves 14 abril, 2016

“Hay personas que podrían estar creando múltiples sociedades, con transacciones simuladas, con el fin de erosionar la base con la cual se cobra la renta. El registro de accionistas frenará eso”, dijo Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda. Archivo/La República


El registro de accionistas con beneficiarios finales que pretende el Gobierno, ayudará al país a tener una herramienta de control fiscal moderna, conforme “a las mejores prácticas internacionales de los países desarrollados, elevando la recaudación en un 1% del PIB”, asegura Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda.
Sin embargo, el funcionario no puede garantizar que la información que recolecte el Banco Central con los nombres de los dueños de las empresas, no se vaya a filtrar a terceras personas, pues en estos momentos, “ni la CIA puede hacerlo”.
De lo que sí da garantía Rodríguez, es de que se establecerán los controles más estrictos para evitar que esto ocurra, y en caso de que no sea suficiente, habrá penas carcelarias de hasta diez años.
“Esperamos que la Asamblea apruebe este proyecto contra el fraude fiscal pronto, con el registro de accionistas como pedimos”, indica Rodríguez.


¿Cuál será el impacto de la ley contra el fraude fiscal?
Habíamos hecho cálculos de que se lograría recaudar unos ¢110 mil millones, es decir, un 0,3% del PIB; sin embargo, después de los ajustes que se han hecho, entre ellos la inclusión del registro de accionistas con beneficiarios finales, creo que podríamos llegar a una recaudación del 0,5% del PIB, lo cual considero es una cifra muy conservadora, porque si cerramos otros huecos fiscales en la recaudación, estaríamos llegando hasta un 1% del PIB en el escenario ideal, es decir, más de ¢300 mil millones.
Aunque todavía no tengamos claro cuánto será el aporte, sabemos que este proyecto le permitirá al Gobierno dar un salto importante en materia de recaudación, sin aumentar un solo cinco en los impuestos.

¿Cree usted que las revelaciones de los Papeles de Panamá dados a conocer la semana pasada, facilitaron al Gobierno el impulso que requería para desentrabar este proyecto?
Uno sabe que en ocasiones hay fenómenos como la evasión y elusión que se dan en ciertas instancias, pero no se tienen pruebas, sino tan solo indicios.
Ahora bien, cuando ya se les pone rostro a ciertos fenómenos, esto ayuda a convencer a alguna gente y a partidos políticos de que este es un tema que hay que revisar cuanto antes, no porque las personas o empresas que salieron en los Papeles de Panamá estén burlando la ley, sino porque la creación de sociedades anónimas en otro país como Panamá, podría servir para ese propósito y el Ministerio de Hacienda tiene que revisar eso.

¿Se cierran los agujeros fiscales con el registro de accionistas con beneficiarios finales?
Se cierran unos agujeros al conocer las relaciones entre sociedades, lo cual nos permitiría reducir la evasión y también detectar capitales presumiblemente de organizaciones criminales.
Para nadie es un secreto ahora, que hay personas que podrían estar creando múltiples sociedades, con transacciones simuladas, con el fin de erosionar la base con la cual se cobra la renta.


¿Cómo garantizar que la información confidencial de las empresas no se filtre?
Hay mecanismos de control que ya se incluyeron en la propuesta de ley, como es por ejemplo, la centralización de los datos en el Banco Central y las elevadas sanciones que se han consensuado.

¿Puede garantizar el Ministerio de Hacienda que la información no se fugará?
Nadie puede garantizar eso, ni siquiera la CIA de Estados Unidos lo puede hacer.
Cuando se trata de datos o de información, siempre hay un riesgo, vea lo que pasó con Edward Snowden y Chelsea Manning, quienes desde la misma CIA y el Ejército, violaron la seguridad de los sistemas de información y pasaron a terceros información importante.
Lo que nosotros sí podemos hacer, es proteger la información de la mejor manera posible y minimizar el riesgo lo más que se pueda, poniendo además sanciones altas para quienes abusen de la información.
Ahora bien, los empresarios tienen que estar tranquilos porque su información estará en manos del Banco Central, que es muy confiable en el manejo de datos financieros.


Para los empresarios representados en Uccaep este registro de accionistas servirá para una cacería de brujas, ¿qué opina?
En todo el mundo, en España, Estados Unidos, Uruguay, Brasil, Argentina y Colombia por solo mencionar algunos países, existe el registro de accionistas en los términos que plantea el Gobierno.
Esta herramienta no servirá para una cacería de brujas, sino para ejercer control fiscal, de acuerdo con las mejores prácticas internacionales.
No entiendo cómo el registro de accionistas, que incluya los nombres de los dueños de las empresas, se ha convertido en un tema de debate público, cuando en otros lados este tema es ampliamente superado, porque los países han entendido que no pueden tener en la oscuridad el nombre de los empresarios.
Lo único que pretende el Ministerio de Hacienda es transformar la legislación costarricense en una ley moderna, utilizada por países desarrollados en donde hay índices de evasión y elusión bajos.

¿Cuáles son las sanciones que se están proponiendo?
Hay penas de cárcel de hasta diez años de prisión para quien use la información de manera ilegal para obtener un beneficio; asimismo, se está contemplando no solo a los funcionarios públicos que cometan alguna infracción, sino también a los eventuales instigadores, que tendrían penas de hasta seis años cárcel.