Enviar
Fernández y Jiabao celebran acuerdos alcanzados
Presidenta argentina satisfecha con visita que incluye oferta tecnología nuclear

Cristina Fernández, presidenta argentina, fue recibida ayer por el primer ministro, Wen Jiabao, y el presidente de la Conferencia Consultiva Política, Jia Qinglin, en una visita de Estado que permitió a China ofrecer a Argentina su tecnología nuclear civil para el cuarto reactor del país.
Fernández y Wen mantuvieron un encuentro cordial en el que bromearon sobre la actuación argentina en el Mundial de Fútbol y sobre los kilómetros que separan a ambos países (Wen dijo que 10 mil, y Fernández le corrigió señalando que eran el doble).
Los mandatarios se reunieron en la Sala de la Luz Púrpura en el complejo de Zhongnanhai (sede del Ejecutivo chino), un antiguo edificio fabricado en madera, según relató el primer ministro a la presidenta. “Vaya, es más antiguo que la Argentina”, bromeó ésta.
Antes, Fernández declaró a la prensa sentirse muy satisfecha de sus reuniones con los máximos líderes chinos y de viajar hoy a la Expo Universal de Shanghái, para visitar el Pabellón de Argentina “que está teniendo mucho éxito y ya recibió un millón de visitantes”.
Tras entrevistarse con Zhou Yongkang, miembro del Politburó del Partido Comunista de China (PCCh) responsable de Seguridad, afirmó que “todo va muy bien” y los acuerdos logrados deberán beneficiar a ambos países “pues somos complementarios”.
“Pero Argentina no es solo importante en sí misma sino como plataforma para América Latina”, destacó.
Zhou viajará en noviembre a Buenos Aires en nombre del PCCh y se reunirá con el Partido Justicialista, pues según Fernández, en sus principios, el peronismo y el maoísmo tenían puntos en común.
El martes, el ministro de Planificación, Julio de Vido, y el presidente de China National Nuclear Corp (CNNC), Mao Xiaoming, acordaron visitas respectivas (China en agosto y Argentina en septiembre) ante el interés de la empresa china como eventual proveedor de tecnología para el próximo reactor nuclear argentino.
A juicio de expertos del sector consultados ayer en Pekín, se trata de una novedad de gran calado geopolítico pues China solo hizo pública su cooperación nuclear civil con Pakistán, aunque se hable de Corea del Norte y tal vez Ucrania.
“Quieren que les consideremos eventuales proveedores (como a Canadá, Corea del Sur, Rusia (Rosatom), Japón (Westinghouse-Mitshubishi) o Francia (Areva) para la cuarta central de 1 mil a 1.200 megawatios.
La decisión se tomará en el primer semestre de 2011, dijo a Efe el portavoz del ministerio, Horacio Mizrahi.
Las tres primeras centrales nucleares argentinas son de 300 y 700 megavatios y la tercera “Alucha 2” se encuentra ya muy avanzada, añadió Mizhrahi al día siguiente de que la presidenta se mostrara favorable a la energía nuclear como fuente limpia.
China cuenta con 11 reactores nucleares en zonas costeras y proyecta aumentar a 100 en 20 años, “igualando el actual nivel de EE.UU.”, para responder a la demanda de su industrialización.
Los expertos destacan que de los 6 últimos reactores adquiridos, 4 lo fueron a Westinghouse y 2 a Areva y en marzo inició la construcción del suyo propio con tecnología de tercera generación AP1000, originaria de Westinghouse, en la provincia de Zhejiang y con capacidad de 1.250 megavatios.
Las adquisiciones chinas van siempre vinculadas a transferencia de tecnología y como en otros sectores, China avanza para competir por un mercado en expansión, tanto en países que ya tienen centrales como en otros que las anunciaron por primera vez como Indonesia, Tailandia y Malasia.
Para asegurarse el suministro a largo plazo del uranio, que producen Australia, Kazajistán, Canadá, Namibia y Rusia, con un precio de unos 170 euros el kilo y del que se necesitan por reactor 500 toneladas, las dos principales empresas estatales chinas (CNNC y China Guangdong Nuclear) firman acuerdos en todo el mundo.
El contrato a conseguir en Argentina representa unos $3 mil millones para un país con el 6,8% de su electricidad procedente de la energía nuclear y que el Gobierno de Fernández quiere elevar al 21,1% en 2025.
En la declaración conjunta firmada el martes, los presidentes Fernández y Hu coincidieron en la necesidad de impulsar el crecimiento y la diversificación del comercio bilateral, “atendiendo especialmente a la ampliación del intercambio de productos de mayor valor agregado y complejidad tecnológica”.

Pekín
EFE
Ver comentarios