Feria del libro con nota aceptable
La Feria Internacional del Libro demandó una inversión de más de ¢127 millones. Archivo/La República
Enviar

66 mil visitantes reportó la Feria del Libro

Feria del libro con nota aceptable

Parte de los expositores no cumplió sus metas

201509292043370.recuadro.jpg
La Feria Internacional del Libro tuvo una de cal y otra de arena: fue un éxito, ya que atrajo a unos 66 mil visitantes por su amplia oferta literaria y actividades culturales; sin embargo, tiene que mejorar.
El evento se realizó en la Antigua Aduana del 18 al 27 de este mes, y congregó a 77 expositores literarios, quienes estuvieron divididos en cuanto al alcance de sus ventas y sus criterios sobre el evento.
Entre las librerías, casas editoriales y autores independientes presentes, un 58,4% dijo que la feria satisfizo su expectativa de venta para este año, un 32,4% manifestó no estar satisfecho y un 9% no respondió.
Esos datos se desprenden de una encuesta que hicieron el Ministerio de Cultura y Juventud y la Cámara Costarricense del Libro, organizadores del encuentro, el último día de actividades.
El Club de Libros fue uno de los que cumplieron sus metas de ventas y de atracción de lectores. La editorial vendió unos 1.000 ejemplares aproximadamente de textos tanto para adultos como para niños.
Esa cifra fue un poquito más alta que la alcanzada en la feria de 2014, y entre los títulos más vendidos estuvieron “Mi Media Cebolla” y “Un cuento a la vez”, dijo Evelyn Ugalde, fundadora del Club de Libros.
La Distribuidora Edisa fue una de las que estuvo cerca de alcanzar la meta, ya que logró vender unos 12 mil libros, un 90% con respecto a las ventas del año pasado, señaló Leonel Álvarez, gerente comercial de la empresa.
Mientras que la Editorial de la Universidad de Costa Rica sí se quedó corta con sus ventas, pues registró un 50% con respecto al año pasado, dijo Rosario Arguedas, coordinadora de la Unidad de Distribución y Ventas de la editorial.
Para algunos expositores un elemento que pudo afectar la venta fue el temporal lluvioso.
También el cambio de fecha del evento, que se realizaba a finales de agosto y principios de setiembre, cuando hay un pago de quincena de por medio.
Los representantes literarios, sin embargo, afirmaron que la feria tuvo muchos elementos positivos que esperan continúen en próximas ediciones.
Uno de ellos es la agenda de actividades paralelas, lo que atrajo mucho público joven e infantil. También una sección de venta de libros usados, que se colocó en la Casa del Cuño, y que encantó a la gente, comentó Arguedas.


Carolina Barrantes
[email protected]
@cbarrantesLR


 

Ver comentarios