Extradición tensa relaciones con EE.UU.
Enviar
Embajada estadounidense aseguró que el estatus concedido a Chere Lyn Tomayko traería “implicaciones más amplias”
Refugio tensa relaciones con EE.UU.

• Gobierno norteamericano aseguró que decisión tendrá repercusiones sobre las obligaciones de tratados internacionales y cooperación judicial
• Poder Ejecutivo guarda silencio ante comunicado emitido por los estadounidenses

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Las relaciones bilaterales y multilaterales entre Costa Rica y Estados Unidos (EE.UU.) están tensas.
Al filo de la tarde de ayer la embajada estadounidense en el país emitió un comunicado en el que señaló que “se siente decepcionada” por la decisión que tomó Janina del Vecchio, ministra de Seguridad, sobre conceder el estatus de refugiada a Chere Lyn Tomayko y que esto traerá implicaciones sobre “las obligaciones de tratados internacionales para Costa Rica y en virtud de la cooperación bilateral judicial con Estados Unidos”.
Ante esto el Gobierno costarricense decidió no pronunciarse.
Mishelle Mitchel, vocera de la Presidencia, dijo que el presidente Oscar Arias no se referiría al tema.
De igual forma Bruno Stagno, canciller de la República, tampoco quiso ahondar en el asunto, a pesar de que fuentes extraoficiales dijeron que Stagno estuvo reunido ayer por varias horas con Peter Ernest Cianchette, embajador estadounidense en el país.

Sin embargo, el pasado martes, cuando se evidenció la molestia del gobierno estadounidense —al cancelar la donación de una avioneta al Ministerio de Seguridad— el presidente Arias dijo a medios de circulación nacional que “él no tiene por qué consultar con otros gobiernos decisiones que solo a nosotros nos competen, es un tema de derechos humanos y siempre hemos querido proteger a la gente que tiene sus derechos amenazados”.
Tomayco está recluida desde hace siete meses en la cárcel El Buen Pastor en San Rafael Arriba de Desamparados, pues enfrenta cargos en Estados Unidos por el “secuestro internacional” de su hija Alexandria.
La menor aparentemente fue concebida con un enfermero oriundo de Texas, con quien Tomayco convivió años atrás en unión libre.
La mujer es reclamada por un Tribunal de Texas y hasta hace pocos días figuraba en una lista de prófugas buscadas en el mundo por la Policía Internacional (Interpol).
Su ex compañero sentimental, Roger Cyprian, no cuenta con antecedentes penales. Tampoco ha sido condenado por violencia doméstica, según dijo ayer por la tarde Juan Carlos Esquivel, su abogado en Costa Rica.
A pesar del otorgamiento de estatus de refugiada, ayer un juez penal de Heredia rechazó la excarcelación de la estadounidense. Al parecer la decisión del juez penal se basó en la firmeza de un fallo del Tribunal de Casación Penal de San José que autorizó, semanas atrás, la extradición de Tomayco.
Ahora le corresponderá a la Sala Constitucional determinar si autoriza o no la excarcelación de la estadounidense.
“Si bien respetamos el derecho soberano de cualquier nación para tomar tales decisiones, nos preocupa que esto pueda establecer un precedente muy perjudicial, en conformidad con normas internacionales bien establecidas, para casos futuros de extradición, ya sea con Estados Unidos o con otros países. En las próximas semanas continuaremos las conversaciones sobre este caso y sobre las implicaciones más amplias de nuestras relaciones bilaterales y multilaterales con el Gobierno de Costa Rica y estamos a la espera del fallo de la Sala Constitucional de Costa Rica en este caso particular”, advirtió el gobierno estadounidense.
Al respecto, algunos analistas consideran que el diálogo debe ser primero.
“No estamos para una confrontación, se debe buscar el diálogo bajo la premisa de que existe lo que es la autodeterminación de los pueblos, Estados Unidos debería respetar la decisión del gobierno costarricense”, dijo Elma Bejarano, politóloga y analista internacional.

Ver comentarios