Enviar
El colón se apreció un 7% frente al dólar en seis meses
Exportadores tristes, importadores felices
Exportadores alegan pérdidas; importadores mejoran sus inventarios

Wilmer Murillo
[email protected]

El fenómeno cambiario que ha movido el suelo de los empresarios debido la caída en el precio de la moneda estadounidense, tiene felices a los importadores, sin embargo, los exportadores parecen tristes.
Entre setiembre de 2009 y marzo de 2010, el precio del dólar disminuyó alrededor de un 7%, lo cual para los exportadores es una cifra que consideran más importante que su propia producción.
Es así como la caída del tipo de cambio, muy próximo al “piso” de la banda cambiaria, ha estremecido hasta sus cimientos su estructura empresarial.
Cafetaleros, textileros, productores de piña y banano, ornamentales y helechos se rasgan las vestiduras y demandan acciones correctivas del Banco Central.
El tipo de cambio del dólar afecta toda la dinámica del sector, la cadena de proveedores, la compra de materia prima, el pago de mano de obra, las inversiones y los ingresos de estas compañías.
Con la valoración del colón, muchas empresas exportadoras tienen pérdidas, pues deben pagar en colones a su empleados y sus ingresos son en dólares; lo mismo ocurre con la compra de materias primas, dijo Sergio Navas, director ejecutivo de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).
Las compañías de café que vendieron su producción desde hace meses y comercializaron la cosecha que actualmente están recogiendo, no lograron prever los altos costos que tienen que desembolsar ahora, agregó Navas.
Por su parte, la industria textil y manufacturera tiene problemas con el pago de la planilla, pues inicialmente contaba con un presupuesto para este rubro y ahora es más elevado, dijo Rodolfo Molina, gerente de Rincón Grande S.A., firma fabricante de telas.
El problema que enfrenta el sector exportador es real, explicó mientras tanto Marco Vinicio Ruiz, ministro de Comercio Exterior. “No necesariamente quiero anticipar que hay que cambiar la política monetaria que el Banco Central ha manejado muy bien, pero dado ese problema, sí tenemos que identificar las áreas críticas de competitividad”, adujo.
Otros sectores potencialmente afectados incluyen el textil, que tiene contratos a precio fijo, la maquila en general y la industria electrónica.
Ante una moneda que se fortalece cada vez más, lo único que puede ayudar al sector exportador es que resolvamos los problemas que afectan su competitividad. En ese aspecto hemos encargado a la Promotora de Comercio Exterior (Procomer) para que se realice un estudio en todo el sector exportador, el cual está en proceso en este momento, agregó el ministro Ruiz.
Una situación diametralmente opuesta viven los importadores; tal es el caso de Sabo Internacional, una fábrica de limpiadores eléctricos para equipos de cómputo que celebra la situación, en palabras de su director general Enrique Bolaños Sasso.
“Claro que la apreciación del colón nos ha beneficiado, pero es como una balanza, porque el dólar estuvo al alza durante seis meses y nosotros por competencia no podíamos subir los precios”, explicó Daniel Coto, director comercial de Grupo Gollo y empresa en la línea de las importaciones.
Durante los últimos meses, mientras tanto, el dólar ha estado a la baja y nos ha retribuido, añadió.
“Lo cierto, es que cada vez que el colón se revalúa, todos en general, nos hacemos más ricos”, dijo Carlos Federspiel, presidente de La Universal, quien exhortó a los empresarios a no pensar en sus propios negocios, sino en el país.
Ver comentarios