Enviar
Hoy se firma el Acuerdo de Asociación Centroamérica-Unión Europea
Exportadores ganarían con tratado europeo

Integración regional es el reto a trabajar por todos los países

La firma del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea (ACCUE) marcará un hito para la región, ya que hoy se firma en Honduras este convenio basado principalmente en tres áreas: diálogo político, cooperación y el establecimiento del libre comercio entre la Unión Europea y Centroamérica.
El aspecto más significativo del acuerdo lo constituye la parte comercial, ahí se darán los cambios inmediatos y sensibles para los ciudadanos de los países firmantes.
Las restantes dos áreas en que se enfoca la negociación multilateral las componen una serie de esfuerzos por parte de los países centroamericanos por mejorar en competitividad y estimular los negocios a nivel regional.
La negociación de este tratado finalizó hace más de dos años, sin embargo el texto fue sometido a revisión legal de las partes y traducción a cada uno de los idiomas de los países para su firma.
El siguiente paso para la implementación del acuerdo será la aprobación legislativa en cada uno de los países del istmo, así como en la Unión Europea.
El acuerdo entrará en vigencia al momento en que se ratifique por la Unión Europea y cualquier país centroamericano, sin necesidad de que alguno de estos espere a que los demás lo ratifiquen.
En este caso, al momento en que Costa Rica tome los pasos necesarios, bajo el supuesto de que Europa lo haya hecho, el ACCUE empezará a operar, para efectos locales.
El principal beneficio para Costa Rica es el establecimiento del libre comercio con la Unión Europea, sobre todo para unos seis productos nacionales que aprovecharán la desaparición de los aranceles europeos.
Actualmente, productos como la piña —segundo en importancia en las exportaciones ticas—, melones y plantas vivas deben cancelar aranceles de hasta el 8% de su valor, los cuales quedarán exentos de inmediato a partir de la entrada en vigencia.
De los 20 productos que Costa Rica más importa de los países miembros de la Unión Europea, ya la mayoría de ellos ingresa al país sin pagar impuestos.
En tanto, los restantes pertenecientes a ese grupo lo dejarán de hacer en un máximo de 15 años. Algunos productos en esta categoría son las preparaciones alimenticias como polvos para hacer budines, cremas, helados y gelatinas.
Con esta situación, el consumidor local no sentirá mayores rebajas en los precios de la mayoría de productos importados desde el Viejo Continente, pero el productor tico tampoco va a sentir un golpe en las condiciones de la competencia, dado que prácticamente serán las mismas.
Pero el acuerdo no se queda en lo comercial. Los retos incluyen tareas como la integración de aduanas, la facilitación del comercio y adoptar un modelo político con instituciones de carácter centroamericano.
Otro de los temas que plantea la negociación con la Unión Europea es la participación de empresas de países contratantes en los procesos de contratación administrativa que sean llevados a cabo, esto como forma de incentivar el comercio entre las naciones centroamericanas y europeas.
Sin embargo, los temas de diálogo y cooperación quedan plasmados en el acuerdo como tareas pendientes por realizar entre Centroamérica y no como realidades que vayan a ser implementadas con plazos definidos.

Bernal Rodríguez
brodriguez@larepublica.net
Ver comentarios