Foto 1
El modelo estadounidense se basa en la cantidad de gas que se compra, no en el precio del Brent, el petróleo crudo de referencia para el mundo. Bloomberg/La República
Enviar
Ver comentarios