Evite comprar un auto chatarra
“Lo más importante es solicitar documentos que después puedan respaldar su compra, que van desde declaraciones legales que certifiquen el valor y millaje del auto”, explicó Carlos Aguilar, presidente de Aivema.
Enviar

Página web permite consultar si automóviles usados fueron declarados “pérdidas totales”

Evite comprar un auto chatarra

Vehículos se venden como nuevos, a pesar de prohibición de 2012

Comprar un auto usado pero en buenas condiciones es una práctica habitual en nuestro país, sin embargo, esto puede llevar a sufrir dolores de cabeza innecesarios a muchos usuarios.

201411262337520.n44.jpg
A partir del periodo 2010-2011 se dio un incremento desmedido de la importación de estos vehículos, por lo que la Asociación de Importadores se preocupa al respecto y dispone de una nueva medida para contrarrestarlo.
Esa es la consulta en una página web, para conocer la procedencia del vehículo.
En esta necesitará escribir el número VIN del vehículo, que usualmente es un código alfanumérico de 17 dígitos, que usualmente está visible bajo el parabrisas en el lado del chofer.
Una vez identificado el número, puede utilizarlo para consultar páginas especializadas y obtener un historial detallado del auto en caso que provenga de Estados Unidos.
La página a consultar es consultesuvin.com, donde encontrará un enlace a las páginas en el país norteamericano.
“Lo más importante es solicitar documentos que después puedan respaldar su compra, que van desde declaraciones legales que certifiquen el valor y millaje del auto”, explicó Carlos Aguilar, presidente de Aivema.
Cerca de 10 mil vehículos chatarra circulan en el país, a pesar de existir una prohibición en la ley de tránsito de 2012.
Estos resultados se desprenden del último estudio realizado por la Asociación de Importadores de Vehículos y Maquinaria (Aivema).
Esta práctica es prohibida desde octubre de ese año, momento en el que entró en vigencia la nueva Ley que incluye un apartado específico para la problemática, pero que no es aplicada cabalmente aún.
El mercado de autos usados se alimenta mayormente de Estados Unidos y justamente proviene de ahí la mayoría de carros con posibles pérdidas totales, que se generan, en su mayoría, en accidentes o inundaciones.
Uno de los mayores respaldos que pueden adquirir como consumidor, es incluir en la escritura de compraventa una nota en donde el importador asegure que el vehículo no fue declarado como pérdida total en ningún momento.
Las consecuencias de tener un vehículo con pérdidas totales podrían traducirse en problemas eléctricos, de motor, chasis, rendimiento, dirección y rodaje.
Otro inconveniente es la posible alteración en la distancia recorrida que muestra el odómetro, que reduce las millas o kilómetros recorridos para hacer más atractivo al auto.
Sin embargo, el inconveniente más grave es una eventual colisión, ya que al armar nuevamente el auto se pierden características generales, como las bolsas de aire.
Sobre el tema, este medio intentó contactar a Rafael Bonilla, director general de Aduanas, sin embargo, al cierre de edición no se consiguió respuesta.

Raquel Rodríguez
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios