Enviar

Eurozona depende de EE.UU.

Es común saber que todos somos parte de una economía global y muchos economistas creen que la recuperación económica de la Eurozona depende de alguna manera de la recuperación de la economía de Estados Unidos. Esto es cierto, pero no por las razones que muchos creen entender. La idea es que si se recupera la economía de Estados Unidos habría más gastos por parte de los consumidores estadounidenses. Esto a su vez provocaría más consumo de productos y servicios europeos. El hecho del asunto es que la zona del euro depende de una recuperación de Estados Unidos, pero las razones son las siguientes.
Una recuperación en la economía de Estados Unidos hará que la Fed ajuste su política monetaria, por lo que las tasas de interés en ese país suban rápidamente y de forma sustancial (ojo con bonos del tesoro de U.S.), aunque no veo este escenario hasta finales de 2014. El aumento de las tasas de interés provocará un carry trade del dólar americano frente al euro con un resultado final del euro a la paridad con el dólar (un carry-trade es cuando un inversionista toma préstamo de tasa baja en una moneda e invierte en otra moneda que tiene una tasa mas alta). Esta caída tendrá varios efectos. Uno, los costos de servicios y bienes europeos caerá un 20% como mínimo y llevarlos a ser más competitivos en el mercado mundial, especialmente para los mercados estadounidense y chino. En segundo lugar, se baje sintéticamente la deuda de los países de la eurozona y también sintéticamente baja los pagos de interés realizados por estas naciones soberanas. Este flujo de capital permitirá aflojar las medidas de austeridad que actualmente están en marcha, que también será un catalizador para más crecimiento económico en la zona del euro. Hay muchas cosas que pueden salir mal con este escenario. Los miembros de la eurozona más grandes y más sólidos no tienen interés en un euro más débil debido al efecto de la pérdida de riqueza para las empresas que están haciendo muy bien en comparación con sus vecinos del Sur. Eventualmente el Norte tendrá que conceder la caída del euro o enfrentarse a una gran crisis económica de estas naciones sur o peor aún un éxodo de la eurozona. Países dejando la Unión Europea sería un evento catastrófico para toda Europa y podrían provocar una recesión más severa o incluso depresión. Lo que salvará a la zona del euro es una devaluación del euro a mínimo a la paridad con el dólar, algo que predigo que ocurra dentro de los próximos cinco años mientras Estados Unidos se recupera lentamente de su actual “recesión”.

Juan Carlos Salas
CEO
New Market Analytics

 

Ver comentarios