Enviar
Europa teme contagios

Se moviliza para evitar crisis en España e Italia
La Eurozona movilizó ayer todas sus armas políticas y dialécticas, en consultas telefónicas y reuniones de emergencia en diferentes capitales, para evitar que España e Italia se conviertan al final en víctimas fatales de la crisis de la deuda.
El hecho de que el martes la Comisión Europea recalcara su plena confianza en las medidas de ajuste y de reforma de Madrid y de Roma y descartara tajantemente un rescate no evitó que las primas de riesgo española e italiana marcaran, un día más, nuevos máximos.
En la capital española, el riesgo país -que mide la diferencia entre el interés de la deuda española y la alemana a diez años- se relajaba ligeramente al final de la tarde al situarse en 377 puntos básicos tras abrir de nuevo en máximos y alcanzar los 407 puntos.
Así el rendimiento que tiene que ofrecer el Estado español para que los inversores se animen a comprar bonos nacionales en lugar de germanos alcanzaba a pocas horas del cierre de la bolsa el 6,20%.
En Roma, la prima de riesgo de Italia abrió en un nuevo récord de 390 puntos básicos, siendo el rendimiento del 6,23%, pero por la tarde bajó a 364 puntos con una rentabilidad del 6,05%.
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, quien se encuentra en Portugal, calificó ayer de "claramente injustificado" el acoso de los mercados a España e Italia.
La presión ha hecho que los contactos a todos los niveles se intensificaran en las últimas 24 horas entre las capitales de la Eurozona y las instituciones europeas.
El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, conversó por teléfono con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el ministro italiano de Finanzas, Giulio Tremonti, habló con el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, sobre las medidas de contención del contagio y se reunió en Luxemburgo con el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.
El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, compareció ayer ante el Parlamento para pedir calma al país e insistir en la solidez de la política y la economía de Italia, cuya deuda pública marcó este miércoles un nuevo récord en su prima de riesgo, hasta alcanzar los 390 puntos básicos.
Mientras el mensaje ha sido el mismo en todas las capitales.
En línea con lo que le pidió Zapatero el martes por teléfono, Barroso afirmó que es "esencial" proceder rápidamente a la implementación de los acuerdos alcanzados el pasado 21 de julio.

Redacción Internacional
EFE

Ver comentarios