Europa desafía posición de Alemania
Enviar
Europa desafía posición de Alemania

La Comisión Europea desafió los remedios alemanes a la crisis financiera al proponer ayuda directa de la zona del euro a los bancos en problemas y exigir la emisión de bonos comunes.
La comisión, el organismo central de regulación de la Unión Europea, se alineó con España al plantear que el fondo permanente de rescate planeado, el Mecanismo de Estabilidad Europeo, ESM por la sigla en inglés, inyectara efectivo a los bancos en lugar de canalizar el dinero a través de los gobiernos nacionales.
“La flexibilidad y la velocidad de acción serán esenciales”, dijo ayer en Bruselas el presidente de la comisión, José Barroso. Planteó “no sólo flexibilidad en términos de instrumentos, sino también en lo relativo a la velocidad de reacción de los llamados firewalls, en este caso el ESM”.

Las propuestas de un uso más liberal del dinero de rescate europeo encuentra la resistencia de países acreedores como Alemania, Finlandia y Holanda, donde crece la oposición de los contribuyentes a elevar la suma de 386.000 millones de euros ($479.000 millones) ya comprometida para combatir la crisis.
Alemania no dio indicios de flexibilizar su oposición y Steffen Seibert, el principal vocero de la canciller Angela Merkel, dijo a la prensa en Berlín que “todos conocen la posición alemana respecto de la recapitalización directa de los bancos por medio de los fondos de rescate europeos”.
Las señales de estrés se multiplican en los mercados financieros. Los inversores renunciaron a retornos en aras de seguridad, lo que llevó a cero el rendimiento de los pagarés alemanes a dos años. El rendimiento italiano a 10 años creció por encima del 6% por primera vez desde enero, mientras que los rendimientos de España a 10 años se acercaron al 7%.
El euro cayó a $1,23, el nivel más bajo en casi dos años.
La comisión sumó a las ideas sobre ayuda a los bancos un pedido de establecimiento de un programa de seguro de depósitos destinado a romper la espiral de gobiernos vacilantes y bancos con problemas. Dijo que hará propuestas concretas en lo relativo a la emisión de bonos comunes –algo a lo que también se oponen los países donantes del norte- y mencionó a España como el único país que puede contar con más tiempo para reducir su déficit presupuestario.
España, la cuarta mayor economía de la zona del euro, que integran 17 países, trata al mismo tiempo de tapar hoyos en los presupuestos regionales y de sanear sus bancos, todo ello mientras se esfuerza por sacar la economía de una recesión.
Los planes actuales de la UE contemplan que el ESM de 500.000 millones de euros canalice fondos de ayuda bancaria a través de los gobiernos nacionales y exige que esos gobiernos devuelvan el dinero. Las recapitalizaciones directas por parte del fondo “podrían contemplarse” y “eliminarían el vínculo entre bancos y gobiernos”, dijo la comisión en un documento interno.

Bloomberg

Ver comentarios