Enviar
Europa creará sus propias calificadoras

Ante el golpe a la credibilidad a la Unión Europea, dado por Standard and Poor's (S&P), nació la propuesta de crear sus propias agencias de calificación.
El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, pidió a la Unión Europea (UE) criticó que S&P despojase a Francia y Austria de la triple A y rebajase un grado las asignaciones de Malta, Eslovaquia y Eslovenia y en dos las de Italia, España, Portugal y Chipre.
"Es hora de que Europa cree sus propias agencias de calificación", dijo en declaraciones a los medios tras la reunión con su homólogo griego, Stavros Dimas, aunque no entró en más detalles.
Westerwelle afirmó que "va en interés de todos" el reforzar la "unidad" dentro de la UE y el "control" sobre las economías que se desvíen de los objetivos marcados.
El jefe de la diplomacia germana ofreció su apoyo a Grecia y reconoció los "difíciles esfuerzos" que está haciendo el pueblo griego, pero invitó al gobierno que dirige el ex banquero Lukás Papadimos a continuar con las reformas, para mejorar la competitividad de la economía griega.
La canciller alemana, Angela Merkel, declaró que la rebaja de calificación de nueve países de la eurozona aumenta la presión para lograr cuanto antes una mayor solidez en los presupuestos nacionales.
"Ahora estamos obligados a implementar rápidamente el pacto fiscal", afirmó Merkel en Kiel (norte de Alemania) durante una reunión de la cúpula de la Unión Cristianodemócrata (CDU) para debatir la hoja de ruta política del partido para 2012.
Los países de la eurozona tienen un largo camino por delante hasta recuperar la confianza de los inversores, subrayó la canciller, y agregó que de lo que se trata ahora es de no volver a suavizar el pacto fiscal previsto y de resolver los obstáculos que frenan el crecimiento.
"Necesitamos con urgencia una mayor competencia y agencias de calificación europeas e independientes para que no se hagan visibles intereses políticos o económicos a costa del euro y de Europa", declaró.
Al mismo tiempo se mostró convencido de que "los desarrollos positivos en los mercados de capitales en esta semana demuestran que las decisiones y las medidas tomadas para superar la crisis de la deuda comienzan a surtir efecto".
"Pero tan pronto como hay buenas noticias en la zona euro y con ellas algo de relajación, ya se avecina artificialmente la próxima tensión", criticó al referirse a la decisión de la agencia estadounidense.
Por otra parte, el ministro británico de Exteriores, William Hague, dijo que la degradación de la nota crediticia demuestra la necesidad de "redoblar los esfuerzos" para impulsar el crecimiento, como medida para superar la crisis en la zona euro.
Hague indicó que la rebaja de la calificación de Francia y Austria por parte de la agencia Standard and Poor's no significa en sí misma que esté más cerca el derrumbe del euro, pero sí evidencia que "la eurozona no ha resuelto sus problemas".
Tras señalar la "gravedad" de la situación, el ministro británico aseguró que el Reino Unido quiere ver una zona euro "estable y saludable", ya que "ello va en el interés nacional".
"Eso significa que tenemos que redoblar los esfuerzos en Europa, incluido en el Reino Unido, para impulsar el crecimiento", precisó.
Para ello, añadió, hay que aumentar los acuerdos de libre comercio con el resto del mundo y avanzar en el mercado único, fomentando una regulación que no perjudique a las empresas.
Hague también declaró que el percibido deterioro de la capacidad crediticia de Francia demuestra la importancia de las medidas de austeridad aplicadas por el Gobierno británico para reducir el déficit estatal.

Atenas y Berlín / EFE
Ver comentarios