Foto 1
Enviar

Europa con alivio en mercado cambiario

Mario Draghi por fin le ha comprado cierto alivio a Europa en los mercados cambiarios.
El presidente del Banco Central Europeo llevó al euro a declinar al nivel más bajo en dos semanas el jueves al reorganizar su plan de flexibilización cuantitativa y dio indicios de que los funcionarios podrían expandir el estímulo si la caída de los mercados globales sigue afectando el crecimiento y la inflación.
Un analista de Bank of Tokyo-Mitsubishi UFJ Ltd. reiteró su pronóstico de que la moneda que comparten 19 países declinará a la paridad contra el dólar.
Una moneda más débil consolará a los funcionarios que se esfuerzan por impedir que los precios al consumidor bajen y tratan de impulsar la productividad.
El euro había emergido como inesperado refugio en las últimas semanas al trepar casi 3% contra una canasta de sus pares del Grupo de los diez en el último mes, en tanto los inversores se sienten atraídos por el récord de superávit de cuenta corriente de la unión monetaria.
“Los riesgos a mayor plazo para el euro disminuyen al considerar el BCE una extensión de la QE”, dijo Valentin Marinov, jefe de análisis monetario para el Grupo de los diez de la unidad de banca de inversión y corporativa de Crédit Agricole SA en Londres.
Los indicios de un mayor debilitamiento del euro regresan. Los inversores aumentaron la prima para las opciones que protegen contra una declinación de la moneda común en comparación con aquellas que protegen contra un fortalecimiento.
“Si la situación continúa deteriorándose, entonces se reduce el obstáculo para una mayor flexibilización”, dijo Lee Hardman, un estratega cambiario de Bank of Tokyo-Mitsubishi en Londres.
Hardman dijo que el euro podría caer a $1,10 a corto plazo y alcanzar la paridad en los próximos 12 meses. Analistas de Citigroup Inc. y Deutsche Bank AG –los dos mayores operadores de monedas- también pronostican una caída a la paridad.
Hasta hace poco, el estímulo del BCE, que comprendía un programa de compra mensual de bonos de 60 mil millones de euros, había contribuido a deprimir el euro. Entre diciembre y julio, la moneda se debilitó más de 9% contra el dólar y cayó por debajo de $1,05. Una medición de las expectativas de inflación también aumentó durante ese período.
Luego los acontecimientos globales superaron las medidas del BCE.
El euro aumentó a $1,17 conforme los inversores lo convertían en refugio y realizaban carry trades que comprendían la compra de activos de mayor rendimiento en el exterior.
La tasa de permuta de inflación a cinco años, una métrica del mercado que Draghi considera una referencia de las perspectivas inflacionarias, bajó el mes pasado a 1,6%.

Bloomberg


 

Ver comentarios