Enviar
Europa alza la voz
Un norirlandés y un español dominan, confirmando que los del Viejo Continente vienen por Augusta

El primer día en Augusta resultó de éxito para un joven de 21 años de edad, pecoso, y que resolvió su jornada en 65 golpes, siete abajo del par y solo dos menos que el récord de la cancha.
Se trata de Rory McIlroy, un norirlandés, noveno del mundo, y conocido como la perla del golf europeo, quien mantuvo el liderato durante todo el día hasta prácticamente en uno de los últimos golpes de la jornada, el español Alvaro Quirós, con birdie en el 18, le empató en la punta.
Este resultado alienta los pronósticos de que este Augusta debe ser, sí o sí, para que un europeo termine con la larga sequía de títulos de los del Viejo Continente.
Con su larga pegada, el "swing" perfecto y explosivo, los hierros precisos y unas manos privilegiadas para el juego corto, McIlroy realizó una primera jornada sin errores y sumando siete "birdies".
Quirós, por su parte, tuvo un muy buen juego, solo sufrió con un bogey en el hoyo 14, pero lo suplió con creces al sentenciar con birdie los tres últimos hoyos de su jornada, e igualar al líder.
Como contraparte de estos dos europeos, el que sí tuvo un día más que pésimo fue Martin Kaymer, porque el alemán, actual número uno del mundo, de quien muchos decían sacaría la cara por Europa, terminó sonrojado con un +6 producto de seis bogeys y un doble bogey, con dos birdies que no pudieron quitarle el sabor amargo del paladar al germano. Por su parte, el número dos del mundo, el inglés Lee Westwood finalizó su jornada en el par de la cancha, 72 golpes.
Uno que se acercó a los líderes fue Y.E. Yang, el surcoreano que parecía tomar vuelo en el hoyo 13 con un águila que le puso el score en -5, y luego en los hoyos 15 y 16 sumó birdies para empatar la punta; no obstante, cuando parecía que tenía incluso la opción de ser puntero en solitario, tuvo un cierre de bogeys, en el 17 y 18, regresando al -5. Ahora comparte esa tercera posición con su compatriota K.J Choi, quien también cerró en 67 golpes.
Con respecto a Tiger Woods, del quien muchos esperan que Augusta marque su renacimiento y se reinvente asimismo, retomando su grandeza, tuvo un arranque bastante conservador para tales fines. Superó por un golpe el par de la cancha, y en la primera ronda fue defendiendo pares hasta que logró sacarle provecho al hoyo seis, pero arrancó la segunda ronda de “horror” bogey en el diez y repetición en el 11, por lo que el Tigre se puede dar por el pecho tras haber recuperado en el 13 y 14 y tener un final tranquilo entre pares, aunque a seis golpes del líder.
Phil Mickelson, tercero del mundo, tuvo una mejor jornada que Woods, pero con desliz al final con tres birdies y 14 pares y un inoportuno bogey que llegó al final, en el hoyo 18 y con un putt que parecía a su alcance. No obstante, ese -2, para un jugador de su categoría representa una buena plataforma de inicio de la que puede aspirar perfectamente a los primeros lugares.
Otro español que se mantiene en la pelea es Sergio García (-3), mientras que Latinoamérica tiene en el grupo de los que bajaron el par, al colombiano Camilo Villegas (-2) y el argentino Angel Cabrera (-1) y casi, al venezolano Jhonattan Vegas que fracasó en el putt del 18, y se puso nervioso cuando por lo menos tenía el par del hoyo a su alcance, perdiendo el -1 que tenía en ese momento.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios