Estudio en Estados Unidos prueba discriminación racial en choferes de Uber
Los nombres y fotos han dado pie a la discriminación en las aplicaciones de transporte. Bloomberg/La República
Enviar

Los conductores de Uber en Boston cancelaron dos veces más viajes para hombres con nombres que sonaban negros que para otros. Los clientes negros en Seattle tuvieron tiempos de espera notablemente más largos por un auto usando Uber y Lyft que los blancos. Estas conclusiones provienen de un estudio de investigación publicado este lunes por científicos del Massachusetts Institute of Technology, de la Universidad Stanford y de la Universidad de Washington.

“En muchos sentidos, la economía compartida se va inventando sobre la marcha”, dijo Christopher Knittel, profesor en la MIT Sloan School of Management y uno de los autores del estudio.

En el caso de las aplicaciones de viajes a pedido, los científicos consideran, asimismo, que los nombres y las fotos son un problema. Dicha información otorga a los conductores los medios para discriminar a posibles viajeros.

Uber no muestra las fotos de los clientes a los choferes. Lyft sí, pero no se exige a los pasajeros que entreguen una fotografía de su rostro.

Ambas empresas con sede en San Francisco dan los nombres de los viajeros a sus conductores.

“Nos sentimos sumamente orgullosos del impacto que tiene Lyft en las comunidades de color”, dijo Adrian Durbin, portavoz de Lyft.

“Gracias a Lyft, las personas en zonas desatendidas -que históricamente han sido descuidadas por los taxis- ahora pueden acceder a viajes cómodos y accesibles”, agregó.

El estudio, realizado en Seattle y Boston, abarcó casi 1.500 viajes. Cuatro asistentes de investigación negros y cuatro blancos -divididos por partes iguales entre hombres y mujeres- pidieron autos a lo largo de seis semanas en Seattle.

Todos usaron sus fotos en las aplicaciones de viajes compartidos. Una segunda prueba se llevó a cabo en Boston con viajeros “cuya apariencia les permitía viajar de manera plausible como pasajero de cualquiera de las dos razas”, si bien utilizaron en ambos casos sus nombres “que sonaban afroamericanos” o “que sonaban como blancos”, dijeron los científicos.

El trabajo de investigación demostró que los conductores de Uber cancelaron en forma desproporcionada los viajes de pasajeros con nombres que sonaban afroamericanos, pese a que la compañía penaliza a los conductores que cancelan viajes con frecuencia.

Ver comentarios