Estrategia: claves para ir de los propósitos a la acción
Enviar

201506101643440.FACTORHUMANO.jpg

Estrategia: claves para ir de los propósitos a la acción

En una economía basada en las dinámicas del mercado, todas las organizaciones necesitan una estrategia para poder enfocarse en los objetivos que las llevarán al éxito.
La estrategia es principalmente un acuerdo tomado entre todas las partes que luego se van a involucrar en su ejecución.
En esa medida, es indispensable que todas las personas claves participen en el proceso de construcción y diseño de dicha estrategia.
Existen muchos modelos para diseñar una estrategia empresarial, la mayoría apunta a tomar acuerdos sobre qué se quiere lograr, dónde y cómo.
Pero lo más importante del proceso de diseño es que sea participativo, es decir, que las personas involucradas estén todas presentes para poder aportar, validar y expresar sus puntos de vista sobre las decisiones que hay que tomar.


Esto permite que los acuerdos sean mucho más firmes y facilita la posterior ejecución de los planes.
Es precisamente en la ejecución donde las cosas se pueden complicar y los planes quedar en puro papel.
La mayoría de los planes estratégicos se quedan en documentos perfectamente diseñados pero que no llevan a la acción a todas las personas en una empresa.
Para lograr pasar de los propósitos a la acción, esta es la clave:
• Asegúrese de que el proceso de diseño fue participativo e incluyó a todos aquellos que, independientemente de su nivel jerárquico, tienen un rol importante a la hora de la ejecución operativa.
• Dedique energía y recursos para apoyar a los líderes en la organización, y que sean quienes “modelan” la nueva estrategia ante los demás colaboradores. Es por medio de los líderes, especialmente en los mandos medios, que se podrán alinear las acciones de los colaboradores con los nuevos objetivos del negocio. Con la orientación y los incentivos adecuados, su red de líderes consolidará la cultura que el negocio requiere para lograr el éxito.
Un plan estratégico que identifique los objetivos correctos, que sea participativo y que esté seguido de un proceso de adecuados incentivos hacia los líderes de la organización asegurará el éxito a cualquier empresa.
La clave es la disciplina, el respeto a los acuerdos y por supuesto, el liderazgo.

Sol Echeverría Hine



Ver comentarios