Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



GLOBAL


Estímulos fiscales se quedan en agua de borrajas

| Martes 31 marzo, 2009



Medidas reclamadas por primer ministro británico ausentes en declaración del G20
Estímulos fiscales se quedan en agua de borrajas

Líderes de las economías desarrolladas y emergentes del mundo se reunirán en Londres

Londres
EFE

Los compromisos de estímulos fiscales concretos para relanzar la demanda global reclamados en su reciente gira por las Américas por el primer ministro británico, Gordon Brown, anfitrión de la próxima reunión londinense del G20, parecen quedarse de momento en agua de borrajas.
El borrador de la cumbre no contiene planes específicos de expansión fiscal, exactamente como querían muchos países europeos, empezando por alemanes y franceses, frente a los deseos iniciales de Brown.
El documento, filtrado al Financial Times, indica que la expansión fiscal ya acometida por los distintos países aumentará el PIB mundial en más de un 2% y creará más de veinte millones de puestos de trabajo.
Los norteamericanos querían que los europeos, en especial los alemanes, hiciesen más para estimular la demanda, pero la canciller federal Angela Merkel estima que su país ya está haciendo lo suficiente.
Las medidas de estímulo alemanas representan un 3,5% de su PIB en dos años, de las que un 1,5% corresponden al 2009, más que el 1,4% de Gran Bretaña y Japón o el 0,7% de Francia, aunque menos que el 2% de Estados Unidos y el 3,2% de China.
En una entrevista que publicó ayer el Financial Times, el propio presidente de Estados Unidos, Barack Obama, minimiza las supuestas divergencias con Berlín y dice que hay que avanzar simultáneamente en dos frentes.
No se trata de “o” medidas de estímulo fiscal “o” regulación financiera, principal exigencia esta última de los europeos, que consideran que lo que precipitó la crisis fue precisamente la imprudente desregulación del sector bancario estimulada por los anglosajones.
“Necesitamos estímulos (fiscales), pero también regulación. Necesitamos tratar los problemas que tenemos planteados y también asegurarnos que vamos a tomar medidas para impedir que se repitan”, explica Obama en la entrevista.
Otro de los líderes del G20, el primer ministro australiano, Kevin Rudd, que se reúne mañana en Londres con Brown antes de la cumbre, ha negado que se vayan a adoptar decisiones sobre gasto público, sino que es algo que se dejará para una nueva reunión.
“Habrá una nueva cumbre a tiempo para el 2010, creo, que permitirá poner cifras (a eventuales medidas de estímulo), según las nuevas necesidades”, dijo Rudd.
El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha propuesto una nueva reunión del G20 en julio en Cerdeña al final de la cumbre del G8, que él preside, para tratar los temas que queden pendientes, pero en Londres no se cree que sea posible volver a reunirse antes del próximo año.


Gira europea

Barack Obama comienza hoy su primera gira por Europa como presidente de Estados Unidos, en la que buscará forjar una nueva relación con los aliados y persuadirles de sus propuestas económicas y de su estrategia sobre Afganistán. Para Obama, será la primera prueba de su capacidad de liderazgo mundial. Llega a Europa acompañado de una enorme popularidad en el continente.
Obama no solo tendrá que demostrar liderazgo en Londres en la cumbre del G20, donde además de participar en el cónclave se reunirá también con su colega chino, Hu Jintao, y el mandatario ruso, Dmitri Medvédev, entre otros.
También deberá demostrarlo en la siguiente etapa, en la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Estrasburgo (Francia) y Kehl (Alemania), donde presentará a los aliados la estrategia que anunció el pasado viernes para Afganistán y Pakistán, y que tendrá como eje el combate a la red Al Qaeda.
Washington ha renunciado a pedir una mayor contribución de tropas, ante el escaso apetito existente entre los socios de la Alianza Atlántica.
En su lugar, va a reclamar una mayor implicación en la formación de las fuerzas de seguridad afganas - otra de las prioridades de Estados Unidos - y en la protección de las elecciones previstas para el 20 de agosto.
Según Stephen Flanagan, también del CSIS, la meta de Obama en esa cumbre, en la que también se abordarán las relaciones con Rusia y el nuevo concepto estratégico de la OTAN, será “equilibrar la sensación de que es un presidente líder con la impresión de que es un presidente que escucha”.
Praga, el 4 y el 5 de abril, será la tercera etapa del viaje y donde asistirá a la tercera cumbre, con la Unión Europea (UE), una “gran oportunidad para unas relaciones más estrechas”, a juicio del experto en relaciones trasatlánticas Reginald Dale.
Dale advirtió, sin embargo, que hasta el momento Obama no cuenta “con experiencia ni conocimiento de Europa, ni ha mostrado mucho instinto hacia el continente”.
En su opinión, “Europa ama más a Obama de lo que Obama ama a Europa”. Pone como ejemplo los traspiés diplomáticos, como el regalo de unos DVDs, durante la reciente visita del primer ministro británico, Gordon Brown, a Washington.