Logo La República

Miércoles, 16 de octubre de 2019



COLUMNISTAS


Estamos lejos de contar con una Ley Marco de Empleo Público

Siany Villalobos [email protected] | Martes 24 septiembre, 2019


Poco o mucho se dice de la regulación del empleo público en Costa Rica, lo cierto es que ingresó a la comisión de Gobierno y Administración de la Asamblea Legislativa el 05 de mayo del presente año, su ingreso fue un poco atropellado puesto que, al momento de iniciar su procedimiento, se le interpuso el proyecto de ley de JAPDEVA, con una vía rápida, que obligó a los diputados miembros de la comisión a quitar del medio cualquier otro proyecto en estudio, pues de no ser así, se incumpliría con la voluntad del plenario en establecer la vía rápida.

Este tema es muy complicado de tratar, pues levanta muchas expectativas y tenciones, las cuales se incrementan, aún más, por la complejidad de la redacción del proyecto presentado por el Ejecutivo, mismo que ha sido criticado y al que se le han enviado decenas de observaciones de parte de diferentes instituciones.

La idea de reforma estructural del empleo público, está muy lejos de darse o ser una realidad en el texto base presentado por el ente rector en la materia, es decir, MIDEPLAN.

Hablar de empleo público es un tema con muchas aristas, una de ellas es la percepción y la connotación negativa que le ha dado buena parte de la población costarricense a los aproximadamente 300 mil los funcionarios públicos (14 % de la fuerza laboral del país), sin tomar en cuenta que el empleo público es fundamental para la eficiencia de la gestión pública, es un medio para contribuir a incrementar la capacidad del Estado para ofrecer bienes y servicios, y mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Ahora bien, es conocido que en la viña del Señor hay de todo, funcionarios excelentes y comprometidos, como otros desinteresados y abusivos, que nos les interesa nada, ni tienen claramente definida sus funciones.

El abuso a través del tiempo se convirtió en uno de los detonantes de la problemática del empleo público, mantener los equilibrios, no fue precisamente la tónica, algo se tendrá que hacer para mejor las condiciones, el desorden, el desequilibrio e injusticia alrededor del empleo.

Empleo público no solamente se trata de remuneraciones, existen otros componentes muy valiosos a intervenir como son el reclutamiento y la selección del personal, la carrera administrativa, la evaluación del desempeño, los perfiles, las competencias. Todo lo cual debe diseñarse, para que el empleo que es fundamental para el crecimiento económico y social de nuestro país, sea vigoroso, justo, equilibrado, y transparente.

Pero para lograr una ley Marco de Empleo Público, los expertos deben ayudar a MIDEPLAN a construir un instrumento adecuado y no el insumo entregado, pues impera la necesidad de “disponer de una ley que contenga y desarrolle los principios rectores en esta materia, que nos permita y contribuya a tener una gestión pública más eficiente, en beneficio del interés general” según lo expresado por la Contraloría General de la Republica.

Hoy en nuestro país existe una dispersión de normas, que conforman un ordenamiento que es bastante complejo, que no ayuda en la gestión pública. El proyecto presentado por MIDEPLAN según expertos es insuficiente, mantiene la desarticulación del marco jurídico actual y no crea un régimen robusto para regular integralmente el empleo público, además; crea ocho sub regímenes que restan eficacia y coherencia a la propuesta ya que mantiene ámbitos separados de la normativa general, no elimina las disparidades existentes en el esquema de remuneraciones, contempla una rectoría sin delimitación de competencias, respecto de las otras instituciones que manejan temas de empleo, crea un consejo técnico consultivo totalmente innecesario, considerado como más burocracia. Así las cosas, estamos muy lejos de contar con un a Ley Marco de Empleo Público que llene las expectativas que amerita una reforma estructural en esa materia.







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.