Estadounidenses limitan gasto por incertidumbre
Enviar
Estadounidenses limitan gasto por incertidumbre

Washington -- Los estadounidenses no planean aumentar sus gastos, incluso después de la mayor caída del consumo desde 1980, indicando la preocupación existente sobre la dirección de la economía en los próximos seis meses.
Solo el 8% de los adultos de Estados Unidos tiene previsto aumentar el gasto familiar, casi un tercio gastará menos y un 58% prevé “aguantarse”, según un sondeo de Bloomberg News. Tres ciudadanos de cada cuatro dijeron que habían reducido el gasto el año pasado.

Los encuestados estaban divididos en cuanto a si la economía mejorará o seguirá igual en los próximos seis meses; solo uno de cada 6 dijo que las cosas empeorarán. Más del 40% de los sondeados dijeron que se sentían menos seguros desde el punto de vista financiero que cuando el presidente Barack Obama tomó posesión en enero, superando al 35% que dijo que se sentía más seguros.
“Personas que yo nunca pensé que perderían sus empleos los han perdido”, dijo Angela Payton, de 42 años, editora de publicaciones universitarias en Florence, Carolina del Sur. Sacó a sus hijos del campamento de verano, dejó de comprar leche orgánica y planea achicar la fiesta de cumpleaños de su hija que cumple 6 años en noviembre.
En el sondeo, realizado entre los días 10 a 14 de septiembre, el 40% de los encuestados dijeron que han sufrido uno o más problemas por la crisis bancaria. Entre las repercusiones más frecuentemente citadas, el 27% dijo que los tipos de interés de sus tarjetas de crédito han subido radicalmente y un 15% dijo que no podían conseguir un préstamo sobre el capital amortizado de su hipoteca, para un automóvil u cualquier tipo de crédito al consumo.
Los estadounidenses están divididos sobre la habilidad de Obama para dirigir la crisis del sector financiero: un 45% aprueba la actuación del presidente y un 44% la desaprueba.
Wall Street se enfrenta a un público más hostil en un momento en que Obama presiona para un nuevo marco regulador del sector financiero. La mitad de los estadounidenses sondeados tienen una visión desfavorable de Wall Street, contra el 31% que la tiene favorable.
“Todo el mundo está enojado. Todos sabemos que si cometemos un error tan grave como el de los gestores de Wall Street, no se nos pagaría y habríamos sido despedidos, y no habríamos conseguido bonificaciones”, dijo Virginia Clifford, de 54 años, abogada de Olympia, Washington. “Muchas personas están esperando a ver si Obama tiene el valor de reformar Wall Street”.
Tres de cada cuatro estadounidenses apoyan los límites impuestos por el Gobierno a la remuneración de los ejecutivos en entidades que no han devuelto las ayudas gubernamentales, según la encuesta.


Ver comentarios