Enviar
El pan

Maravilloso alimento que acompaña a la humanidad desde hace miles de años.
Su nombre proviene del latín “pannus” lo que significa masa blanca. El gran consumo que tuvo durante el Imperio romano implicó la gran importancia del cultivo y comercio del trigo.
Algunos autores se imaginan como los inicios del pan podrían haber sido una masa de granos semi-molidos y ligeramente humedecida, que podría haberse cocido al sol sobre una piedra caliente o simplemente haberse dejado abandonado junto a un fuego, o fuente de calor diversa.
Se sabe que los egipcios elaboraban pan desde hace mucho tiempo, y de ellos datan también las primeras evidencias arqueológicas de la utilización de la levadura en el pan, así como el empleo de hornos. Se cree que descubrieron la fermentación por casualidad.
Para los egipcios era tan importante que se consideraba como una moneda para pagar los jornales. En la Roma, ya en la República, había hornos públicos. Para los legionarios romanos era un alimento habitual y era corriente que su dieta fuese en gran medida aceitunas y pan. Se les entregaba tres libras de trigo al día, que trituraban en un molinillo de mano compartido por un grupo limitado de soldados. De la harina se hacía el bucellatum (pan con forma de anillo muy similar al actual bagel) y se metía en el horno para hacer pan. En algunas regiones que no formaban parte del imperio como Alemania o Suecia, algunos habitantes que habían combatido en el ejército romano adoptaban el consumo de pan, y de aquí se extendía a sectores de la población.
Hoy la industria del pan es poderosa y damos gracias que en Costa Rica poco a poco, pero cada vez más rápido hemos pasado de comer pan, que a veces parece que es literalmente aire, hasta apreciar un progresivo aumento del peso de las piezas, mayor variedad y un desarrollo del gusto por una mejor calidad.
¡Buen provecho y hasta la próxima semana!


ALFREDO ECHEVERRIA
Director Ejecutivo Grupo HRS
[email protected]
Ver comentarios