Foto 1
Enviar

Para este 2016, espere un colón depreciado, pero no mayor a 2%, por lo que puede ir ajustando sus presupuestos pensando en un tipo de cambio cercano a ¢550 por dólar, por lo que la estabilidad continuará.
Las fuertes presiones de apreciación de la moneda que existían en 2015 irán desapareciendo.
Ya el ahorro por la disminución de los precios internacionales el petróleo en nuestra factura petrolera se irá agotando, y no entrarán los $1.000 millones de una emisión internacional en el primer trimestre, como los cuatro años anteriores.
Durante 2015 el colón se mantuvo con fuertes presiones a la apreciación, obligando al Banco Central a intervenir fuertemente en el mercado, con lo que casi completó el plan de acumulación de reservas que, se suponía, duraría hasta 2016 por $800 millones.
Ese plan de compra de dólares fue el que evitó que el dólar cayera más y al final la apreciación de la moneda local fue de solo un 0,8%, indicó Pulso Bursátil.
Para 2016 se espera una pequeña devaluación del colón de alrededor del 2%, coinciden varios especialistas del mercado de valores.
No obstante, y en caso de que se den nuevas presiones a la apreciación del colón, el Banco Central anunció un nuevo plan de acumulación de reservas, por hasta $1.000 millones —el de mayor tamaño anunciado hasta la fecha—, lo que generará una especie de piso al indicador.
“Sin financiamiento externo y rendimientos atractivos para las inversiones en dólares, quizá el banco no llegue a utilizar ese programa, por lo menos en la misma magnitud que en otros años”, indicó Adriana Rodríguez, economista de Scotiabank.
Efectivamente, la estabilidad del tipo de cambio es uno de los elementos detrás del atractivo de los créditos en dólares, sumado al diferencial de tasas de interés que sigue favoreciendo, por lo que solo medidas por parte de las autoridades harían que este deje de ser el crédito favorito por los costarricenses.

201601102151060.rec18.jpg

Ver comentarios