Enviar
En Alemania, 91 evasores de impuestos confesaron ante la fiscalía
España se suma a pesquisas contra evasión fiscal

Italia y Francia también estudian denuncias de evasión a través de cuentas en Liechtenstein

Madrid
EFE

España se ha sumado a la iniciativa de otros países como Francia e Italia y ha empezado a analizar la posible implicación de ciudadanos españoles en la evasión fiscal a través de cuentas y depósitos en Liechtenstein.
En Alemania, donde se destapó el fraude, ya han confesado ante la fiscalía un total de 91 evasores fiscales y 72 han presentado denuncias contra sí mismos para evitar la cárcel.
En el caso de España, la Agencia Tributaria analiza información sobre españoles incluidos en las listas de cuentas y depósitos bancarios de Liechtenstein usados presuntamente para la evasión y el fraude fiscal.
Este organismo informó de que una vez analizada esta información se abrirán, si procede, las correspondientes inspecciones o se remitirán los expedientes a los órganos judiciales en el supuesto de posible comisión de delitos fiscales.
Según la Agencia, las administraciones tributarias de España, Australia, Canadá, Francia, Italia, Nueva Zelanda, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos, entre otros, están trabajando de forma coordinada tras descubrirse cuentas y depósitos bancarios en Liechtenstein con el propósito de evadir el pago de impuestos.
Por su parte, Francia examina una lista de “algunos centenares” de nombres de personas que pueden haber transferido fondos en Liechtenstein, indicó ayer su ministro de Presupuesto, Eric Woerth.
“Tenemos des
de comienzos de año una lista de algunos centenares de nombres. La examinamos”, dijo el ministro en la televisión Public Senat, y añadió que todo eso debe estudiarse “muy seriamente” y que se lanzarán los controles pertinentes.
En la misma línea, la Agencia Tributaria italiana ha recibido informaciones sobre ciudadanos de este país que son titulares de depósitos en Liechtenstein, que está controlando y,en caso necesario, ha señalado que adoptará los procedimientos adecuados para solucionar el problema.
Las autoridades suecas han anunciado la apertura de una investigación sobre las cuentas bancarias de un centenar de nacionales en el paraíso fiscal destapado, pero está todavía a la espera de incorporar datos de las autoridades alemanas, donde se desató hace semanas el escándalo.
En Dinamarca la oposición ha logrado el apoyo mayoritario para aceptar la ayuda de Alemania, en contra de los planes del Gobierno liberal-conservador, que ha tildado de poco ético utilizar los datos alemanes.
En el caso de Alemania, epicentro del escándalo, un total de 91 evasores fiscales han confesado ya ante la fiscalía de Bochum y 72 han presentado denuncias contra sí mismos con la finalidad de evitar la cárcel y siguiendo las recomendaciones públicas del ministro de Finanzas, Peer Steinbruck.
Así lo informó ayer la fiscalía que indicó que los evasores confesos han pagado ya al fisco alemán 27,8 millones de euros y que se esperan también pagos millonarios de los que se han denunciado a sí mismos.


Ver comentarios