Esgrima da buenas señas
Dirley Yepes (a la izquierda), espada vanguardista de la esgrima nacional, durante su participación en los Juegos Centroamericanos San José 2012. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Esgrima da buenas señas

Sétimo lugar de Dirley Yepes en el Panamericano marca una mejoría

La esgrimista Dirley Yepes, quien lleva sobre sus hombros el puesto de vanguardia en esta disciplina a nivel nacional, se prepara para asistir al Mundial en Hungría.
Yepes lleva al Viejo Continente la satisfacción que le deparó su sétimo lugar en le recién pasado Panamericano, en Colombia. En dicha competencia ella fue sétima entre 45 competidoras superando a rivales venezolanas, canadienses, colombianas, argentinas y cubanas, entre otras.
Yepes es una de las becadas del Comité Olímpico Nacional (CON) y ha demostrado que la ayuda que viene recibiendo, incluido el proceso a los Juegos Centroamericanos que se realizaron acá, está dando sus resultados.
En dichos Juegos en San José, la atleta conquistó tres oros, una plata y un bronce, una producción más que la esperada, incluso por ella misma.
La atleta asistirá en un campamento en España, previo a su participación en el Mundial y esos eventos le servirán como preparación para el clasificatorio hacia los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014, que se realizarán en el próximo setiembre, en Guatemala.
Los resultados de Yepes han hecho incluso que la prensa deportiva vuelva más sus ojos hacia una disciplina que antes de los pasados Centroamericanos, parecía olvidada.
“Tras los Centroamericanos, en general, la actitud hacia el deporte cambió no solo en lo externo sobre cómo nos veían, sino a lo interno con los mismos esgrimistas que vieron cómo se podían hacer cosas increíbles. La actitud cambió totalmente”.
Si bien se siente que la esgrima nacional poco a poco busca un campo en la competencia internacional, el problema pareciese ser que a lo interno todavía no logra estructurar torneos que llamen la atención hacia una mayor afluencia de público hacia el deporte en sí. “Tenemos ahora los ranking nacionales, los hacemos en La Sabana, en una parte del gimnasio No 3, pero es un lugar bastante pequeño, y la afluencia del público sigue siendo poca, aunque tratamos de que la gente se entere incluso por las redes sociales”.
La esgrima no tiene un centro de práctica propio y solo en ese gimnasio tienen las pistas y máquinas para realizar sus eventos.
Sin duda la carga que lleva Yepes sobre sus hombros es la aspiración a asistir a una olimpiada en el nuevo siglo, algo que solo lograron, en el pasado, Bernardo de la Guardia, quien lo hizo por sus propios medios en la Olimpiada en Berlín 1936, y Esteban Mullins, en Barcelona 1982.
Pero para un esgrimista, como para la mayoría de atletas, la olimpiada significa un proceso largo. Cada evento va dando puntuaciones que se renuevan cada año y el más importante será sin duda 2015, principalmente por el Panamericano de Esgrima que da doble puntaje.
Para Yepes, lo importante es que asegura que “en los últimos tres años solo he notado mejorías, eso se ve en mis resultados en los Centroamericanos, Centroamericanos y del Caribe y ahora el Panamericano”, y recalca que ese sétimo lugar en Colombia significó la primera vez en la historia de la esgrima costarricense en quedar entre los primeros ocho lugares de América.
“La diferencia, sin duda, la marca la inversión que ha hecho el CON y el Gobierno en los atletas nacionales”, expresó Dirley, quien señaló que junto con ella, también vienen realizando un esfuerzo en esta disciplina, esgrimistas como Alberto Cruz, Brabley Johnston, Erin Mcloughlin y José Pablo Vargas, quienes dice, tienen mucho potencial y lo han demostrado.
Yepes viajará a España el próximo 13 de julio y luego al Mundial, donde dice buscará el pase a la segunda ronda, algo que todavía no ha logrado en las cuatro competiciones anteriores en las que ha participado.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios