Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


¿Es necesaria la reforma fiscal?

Alfredo Puerta [email protected] | Lunes 09 mayo, 2011




¿Es necesaria la reforma fiscal?


De no solventar su situación fiscal en el corto plazo las posibilidades de obtener recursos en los mercados de deuda pueden limitarse


Varios de mis alumnos me han preguntado esto y se me ocurrió que quizás valga la pena analizar por qué para el país y los inversionistas sería positivo.
La respuesta rápida a la pregunta planteada es que definitivamente sí se requiere disminuir la brecha que existe entre los ingresos y los gastos que percibe la nación y una reforma fiscal podría contribuir considerablemente.
Para el cierre de 2010 la diferencia negativa entre ingresos y gastos del gobierno central era de ¢592.741 millones, pero lo más relevante no es la cifra sino su crecimiento ya que entre 2009 y 2010 creció un 54% mientras que entre 2008 y 2009 un 34%.
Por supuesto, se puede pensar que el Estado podría administrar mejor sus recursos, situación que en ninguna economía esta de más, pero también hay que entender otra situación y es que la economía costarricense depende en gran cuantía de las importaciones.
La cuenta corriente que representa la diferencia entre importaciones y exportaciones realizadas pasó de $417 millones al cuarto trimestre de 2009 a $591 millones al mismo periodo en 2010, lo que equivale a un 41% de aumento, dejando en evidencia la dependencia a las importaciones.
Pero la gran incógnita es cómo se paga el exceso de gastos del gobierno central y el de exportaciones. La respuesta es muy simple, endeudándose.
El inversionista extranjero puede ver muy positivo el endeudamiento ya que representa una mayor oportunidad de colocar sus excedentes y ganar un tipo de interés atractivo, el problema es que si el país no tiene cómo garantizar el pago de sus gastos internos cómo garantiza el pago de los intereses.
El grave problema para el país de no solventar su situación fiscal en el corto plazo es que sus posibilidades de obtener recursos en los mercados de deuda pueden limitarse, lo que quizás obligaría a elevar la tasa de interés y por ende el riesgo percibido.
Lo más grave de lo anterior es que ese financiamiento puede que sea vital para poder continuar los planes de desarrollo de infraestructura, educación, seguridad y otros que son prioritarios para el país.
Por ello, en nuestra opinión, la reforma debe concentrarse en una recaudación eficiente, no en el mero incremento del tributo, lo mismo que debe ser dinámica y no estancar el desarrollo de las nuevas formas de negocio y de mercado.
Es por ello que quizás esta nueva composición de fuerzas del congreso tiene en a puertas una oportunidad de oro para reformar y enrumbar al país hacia lo que todos queremos, ¡su bienestar!

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta