Logo La República

Lunes, 21 de octubre de 2019



ACCIÓN


Erick Marín, sobreviviente de cáncer, anhela estar en la Sele y ser campeón nacional

Walter Herrera [email protected] | Martes 20 noviembre, 2018

Las lágrimas de emoción corrieron por el rostro de Erick Marín tras volver a las canchas. Cortesía/La República
Las lágrimas de emoción corrieron por el rostro de Erick Marín tras volver a las canchas. Cortesía/La República


Dar la vuelta olímpica en el Campeonato de Primera División y vestir los colores de la Tricolor son algunos de los sueños que espera realizar el futbolista de Guadalupe y sobreviviente por segunda vez de cáncer, Erick Marín, quien regresó a las canchas.

Tras completar cuatro sesiones de quimioterapia, su médico le dijo que el tratamiento había sido un éxito y podría regresar a las canchas, progresivamente.

Entrenó con el resto del equipo, en menos de una semana fue convocado para el último juego de la temporada regular ante Alajuelense, y para sorpresa de todos, ingresó en los últimos minutos.

Marín conversó con LA REPÚBLICA sobre sus planes para el futuro luego de superar esta enfermedad.


Entrevista

Erick Marín

Jugador Guadalupe FC


En su regreso a las canchas, ¿sabía que el fútbol tenía la capacidad de unir y simpatizar con usted de esa manera?

No me esperaba eso, el recibimiento, la bonita bienvenida que me hicieron, todo fue sorpresa, el entrenador me dijo que iba a la banca pero jamás creí que fuera a jugar.

Cuando los equipos entraron a la cancha, todos se levantaron y la gente me aplaudió y coreó mi nombre, fue genial.

Fue tan emocionante que las lágrimas se me salieron.

Después, cuando el entrenador me llamó para entrar, le di la boleta al cuarto árbitro, escuché los aplausos y el “vamos Marín” me alegró mucho, no tengo palabras para describirlo.


¿Cómo deberá manejar las cargas a partir de ahora según sus doctores?

Me dicen que voy a entrenar pero me voy a cansar más rápido. Tengo que hacerlo paulatinamente y mejorar la condición física.

Voy a entrenarme lo más que pueda, me gusta llevar mi cuerpo al cien por ciento.

Estoy entrenado con el alto rendimiento, mis compañeros están de vacaciones pero yo no puedo y voy al gimnasio en la tarde.


¿Cuánto tiempo más le gustaría seguir jugando en Primera División?

Me veo muchos años, no he pensado en el retiro, me asusta. Con todo lo que está pasando siento que soy un hombre nuevo.

Dios me renovó, me dio más fuerzas. Tengo claro que quiero seguir hasta donde yo no estorbe, soy muy competitivo y en el momento en que no lo sea y le robe un espacio a un compañero, tomaré la decisión más difícil de mi vida.


¿Qué le queda por demostrar en el fútbol, algún anhelo?

Muchas cosas, jugar en la Selección, jugar otra vez en un equipo grande y lo más importante, ser campeón.

A lo largo de mi carrera estuve cerca pero nunca lo he sido, son sueños o metas que tengo sin cumplir y me gustaría realizar antes de retirarme.


¿Cómo maduró y cambió su manera de vivir la vida tras superar el cáncer?

El pensamiento tampoco ha tenido mucho cambio, siempre he sido muy positivo, entregado a mi trabajo pero cambié las ganas de hacer las cosas.

Antes había días en que estaba cansado y no quería entrenar, ahora me alegro por ir, doy gracias a Dios por la oportunidad de cuidar mi trabajo.


Va a ser una Navidad muy diferente.

Sí, claro, y mi mamá dijo en una entrevista que era el regalo de Navidad para ella, para la casa será diferente: todo pasó tan rápido, nos ayudó a ser más unidos como familia.


Debido a los cuidados que debe tomar, ¿podrá comer tamales y beber rompope?

Sí, lo que es comida puedo hacerlo pero cuidarme más, por el tema del sobrepeso. Siempre me he cuidado; un brindis quizá, pero no más, el problema había sido en el riñón antes, entonces tengo restricciones.


¿Qué mensaje de apoyo les daría a todos los pacientes recién diagnosticados de cáncer y a sus familias?

Les diría que somos privilegiados de Dios, que les da esas pruebas a sus mejores guerreros.

Siempre mantener una actitud al cien por ciento, eso los va a sacar adelante, es obvio que habrá días oscuros pero no imposibles.

Creo que la recuperación es un 90% buena actitud y el 10% los tratamientos.

La actitud lo ayuda a salir adelante no solo en esto sino en todo, les digo que luchen por sus sueños y que los tengan claros. 








© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.