Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Equidades tributarias

| Viernes 08 febrero, 2008


Equidades tributarias


De modo general, la economía costarricense está atravesando por un buen momento. Así lo reseñó la última Encuesta de Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Censos, donde las principales variables socio-económicas, entre julio de 2006 y julio de 2007, mostraron una notable mejoría.
En esta misma dirección, el Informe Perspectivas para la Economía Mundial 2008, dado a conocer por el Banco Mundial, proyectó un 5% de crecimiento económico para Costa Rica.
Este panorama, resulta relevante no solo por sus implicaciones en temas como la producción, el empleo y la disminución de la pobreza; sino también porque contrasta abismalmente con los hallazgos que recientemente dio a conocer la Contraloría General de la República, y según los cuales, en 2006, de las 29.476 declaraciones del impuesto sobre la renta presentadas por profesionales liberales, con ejercicio independiente, el 64% no reportó monto alguno a pagar.
De igual forma, el citado estudio al comparar la contribución que los profesionales liberales dan al fisco, en relación con sectores asalariados de similares ingresos, se concluyó que estos últimos pagan ocho veces más que los primeros, situación que pone en evidencia varios temas de importancia.
En primer lugar, los costarricenses debemos tener conciencia de que el crecimiento económico con desarrollo humano, al que aspiramos, no se logra solo con saludables indicadores macroeconómicos. Se requiere, además, junto a otros mecanismos de redistribución, un adecuado financiamiento, asignación y sostenibilidad del gasto social, al que todos debemos contribuir con el pago de impuestos; si no ¿Cómo se financiará un modelo solidario que asegure a las futuras generaciones dignas oportunidades de educación, salud o transporte?
Sin duda, pareciera seguir siendo un importante punto de agenda nacional, el tema de la cultura tributaria. De igual forma, la situación denota la urgente necesidad de que la administración tributaria incremente su efectividad, y ejecute un plan que fortalezca la gestión, recaudación y fiscalización de este grupo de contribuyentes, donde las herramientas y aplicaciones informáticas deben tener un rol esencial.
Finalmente, se pone en evidencia la poca capacidad de respuesta que tiene el sistema tributario nacional, ante los retos que empezará a pautar, una apertura comercial, que cada día exigirá una administración y una normativa más eficiente, competitiva, transparente, equitativa y con un compendio de derechos y garantías para el contribuyente debidamente sistematizado.
Sírvanos, entonces, la oportunidad de reflexión que genera el citado informe para concretar los cambios requeridos.

Ingrid Rojas Saborío
Abogada - politóloga