“Equidad electoral es tarea pendiente”: Sobrado
Al presentar las reformas, Luis Antonio Sobrado, presidente del TSE, esperaba un mayor respaldo “de diversos actores políticos y de la academia, pero nos quedamos solos en esta lucha”. Marco Monge/La República
Enviar

Reglas actuales benefician al bipartidismo

“Equidad electoral es tarea pendiente”: Sobrado

 Reconoce presidente del TSE dificultad de minoritarios para acceder a dinero y pagar propaganda

A menos de un mes de que las reglas queden escritas en piedra para las elecciones nacionales, Luis Antonio Sobrado, presidente del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), reconoce que “la equidad electoral es una tarea pendiente y urgente”.

201309022157100.n44.jpg
Esto, porque los partidos minoritarios tienen serias dificultades para acceder a préstamos bancarios.
En contraposición, las agrupaciones mayoritarias sí cuentan con el respaldo de los acreedores, quienes basan sus inversiones en el apoyo que reciben los partidos en las encuestas de opinión y en las proyecciones del dinero que recibirán de la deuda política.
En ese sentido, el Código Electoral es una especie de traje hecho a la medida del bipartidismo, por lo tanto, las agrupaciones emergentes se ven en serias dificultades para competir de tú a tú con los grandes partidos.
No obstante, esto no es culpa del órgano electoral, aclara Sobrado, quien señala que desde inicios de abril presentó a la corriente legislativa varias reformas al Código Electoral, con el objetivo de hacer las elecciones “más transparentes y equitativas”.
Entre los cambios propuestos por el TSE se encuentran el establecimiento de franjas electorales, las cuales permitirían a los partidos políticos colocar propaganda gratuita en radio y televisión, aduciendo que las frecuencias de esos medios electrónicos son propiedad del Estado. Paralelamente, se propuso limitar también los anuncios pagados.
Asimismo, el órgano electoral desea eliminar los bonos de la deuda política y sustituir el financiamiento de los partidos con minidonaciones de terceros, quienes se beneficiarían con la exoneración del pago del impuesto sobre la renta hasta en ¢3 millones .
“El tema de la equidad es una asignatura pendiente y de urgente atención para el proceso electoral, no solo en cuanto al acceso al dinero, sino también en otros temas”, manifestó Sobrado.
La situación de inequidad se podría agravar para los comicios venideros.
El hecho de que los bonos de la deuda política se encuentren impugnados ante la Sala IV pone aún más en aprietos a los partidos pequeños.
Esto, porque al no contar tampoco con bienes inmuebles para hipotecar o liquidez para financiar los gastos de campaña, su única salida para mantenerse en la contienda son las donaciones de simpatizantes, las cuales, de seguro entrarán a cuentagotas.
El presidente del TSE está consciente de esta situación y le preocupa más que nunca, pero sabe que modificar el Código Electoral implica un peligro para los partidos que el mismo sistema beneficia.
En ese sentido, se lamenta al reconocer que esperaba un mayor respaldo “de diversos actores políticos y de la academia”, al presentar las reformas.
De acuerdo con el cronograma electoral, una vez que el TSE declare las elecciones abiertas –lo que ocurrirá el 2 de octubre— no se pueden varias las reglas del juego.
Hasta el momento, los partidos se echan la culpa uno a otro por el atraso de las reformas electorales y a un mes de que cierre el plazo, es prácticamente imposible que suceda algo, pues los plazos de aprobación de proyectos superan los dos años.


Esteban Arrieta
[email protected]

 

Ver comentarios