Epson apuesta a las pymes
“La idea de Epson es que las familias tengan su propio negocio imprimiendo uniformes deportivos o artículos para fiestas”, dijo Paulo Ferraz, vicepresidente de Ventas para Latinoamérica de Epson. Gerson Vargas/La República
Enviar

201512082053380.rec4.jpg
Una de las prioridades de Epson es hacer productos accesibles para pequeños empresarios y que, a partir de una impresora, puedan ir más allá de lo convencional y montar su propio negocio.
Así lo asegura Paulo Ferraz, vicepresidente de Ventas para América Latina de Epson, uno de los mercados emergentes a los que apunta la marca para promocionar sus productos, después de Asia.

En el país lo hace con la venta de EcoTank, sistema de impresión económico que utiliza botellas para guardar la tinta, lo que evita gastar en cartuchos.
A un costo de $52, el set de cuatro botellas para uso doméstico o en negocios pequeños, EcoTank genera hasta 4 mil hojas de impresión, lo que requeriría unos 20 cartuchos.
Desde hace tres años se promociona ese producto entre los emprendedores para que reduzcan costos significativamente.
Además, se ahorra un 90% de tinta por hoja impresa y la ausencia de cartuchos también les hace ganar tiempo.
“Es un verdadero cambio en el modelo de negocios: gana el consumidor final —por un producto de mayor calidad— y ganan los pequeños y medianos empresarios por tener equipo de alta calidad y larga duración”, comentó Ferraz.
Incluso, la empresa trabaja en un prototipo de impresora que recicla el papel.
La idea suena descabellada: se coloca una hoja de papel usada (con la impresión) en el aparato, y en retorno se tiene una hoja de papel en blanco.
El plan a futuro con esta impresora, es que el reciclaje se haga dentro de la misma empresa, como parte del proceso de producción.
Hay ejemplos de emprendimientos exitosos que solo incluyen una impresora, el software y una plancha.
Algunos trabajan con la técnica de sublimación, que consiste en hacer impresiones digitales en tejido.
“Las impresoras que había antes eran muy costosas, van desde $100 mil. Eso no va acorde con el volumen y el capital de una pequeña empresa. Nosotros introducimos máquinas a partir de $11 mil, que hacen la misma cosa que las grandes, pero a un menor volumen”, comentó Ferraz.
“La idea es que las familias tengan su propio negocio imprimiendo uniformes escolares, deportivos, materiales para fiesta y camisetas”, agregó.


 


Ver comentarios