Envejecimiento mete presión a la Caja
La salud dirigida a los adultos mayores debe ser prioridad de las autoridades, indicó Fernando Morales, director médico del Hospital Nacional de Geriatría. Marco Monge/La República
Enviar

Cantidad de adultos mayores será el triple en 2025

Envejecimiento mete presión a la Caja

Reorientar presupuesto desde otras áreas es la propuesta

El único hospital especializado en geriatría colapsaría en 2025, por el aumento en la cantidad de costarricenses mayores a 65 años.
Actualmente el Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología no da abasto con las solicitudes de sus servicios.
Por décadas, la mayor inversión en salud se realizó para evitar la mortalidad y padecimientos infantiles, pero ahora se debe invertir la situación.
En el futuro cercano, los adultos mayores enfrentarán dificultades para ser atendidos en el servicio de salud público.
La razón por la cual la atención al adulto mayor colapsaría en 2025 es porque se triplicará esta población, que llegará al millón de personas.
Eso significa una recarga al sistema de geriatría para consultas, medicación, cirugías, atención sicológica, odontológica y ginecológica, pero la Caja aún no inicia el reforzamiento a este tipo de servicios.
Si bien el país cuenta con el único hospital especializado en la región, pareciera que este no es prioridad de las autoridades.
Por tanto, el país necesitará un nuevo centro médico, pues el actual no podría dar atención a la gran demanda que se proyecta, ya que la cantidad de personas en estas condiciones superará el millón.
Se deberán triplicar las camas que ofrece el actual centro médico y comprar equipo moderno, además de crear una red que fortalezca la atención geriátrica en todos los hospitales del país.
En este momento, ya varios expertos advierten del riesgo y proponen soluciones que aún resultan viables.
La propuesta más sencilla es al menos hacer una ampliación a los servicios actuales con planeación y tiempo.
Así, el impacto que tendrá la nueva demanda de servicios será menor.
Una propuesta más ambiciosa sugerida por las autoridades del Hospital Blanco Cervantes, es construir una torre geriátrica en un futuro cercano.
De esa forma, será posible ampliar la capacidad de cirugía y tener servicios las 24 horas.
Otro reto es la formación de personal que acompañe a los especialistas como enfermeros, nutricionistas y sicólogos que puedan atender las necesidades de esta población.
El Hospital Nacional Geriátrico solo cuenta con 140 camas para atender por lo menos 350 pacientes.
Otro aspecto es la antigüedad del equipo como, el Tac y los rayos X, que ya cumplieron su vida útil y deben ser reemplazados.
Otra limitante es el horario, solo se atiende a las personas ya internadas.
Fuera del horario de 7 a.m. a 4 p.m. de lunes a viernes, no recibe nuevos pacientes aunque sea una emergencia.
La infraestructura es otro problema, pues el hospital inauguró una nueva en 2008; sin embargo, gran parte de las instalaciones son edificios creados como hospital para tuberculosos en 1958, por lo que no es apto para el paso de camillas y sillas de ruedas.
Las instalaciones actuales solo cuentan con dos quirófanos, mientras que la demanda real requeriría al menos diez, así como ampliar servicios de cirugía en el área de ortopedia.
Este hospital recibe al día entre 450 y 500 consultas en áreas como urgencias y hospital de día, además trata a más de 700 pacientes en el domicilio, para lo que un equipo especializado debe ir a las comunidades, con un presupuesto que supera los ¢15 mil millones anuales.
Con respecto a la especialización de médicos en 22 años han graduado 90, aún hay 50 en formación, pues la preparación académica dura cinco años, se espera que para 2014 ingresen a los servicios de salud 12 más.
La inversión más reciente de la institución fue sala de velación para los fallecidos.
En tanto, en el resto de los 27 hospitales de la red pública, solo 20 ofrecen atención especializada al adulto mayor.
En la mayoría de los casos, solo tienen un geriatra por hospital.
La población mayor de 65 años se triplicará en la próxima década, pasando de 316 mil personas en 2012 a más de 1 millón en 2025.

201308262219440.n11.jpg

Angie Calvo
[email protected]

Ver comentarios