Luis Alberto Muñoz

Luis Alberto Muñoz

Enviar
Viernes 7 Agosto, 2015

En la última década, quienes perdieron terreno en cuanto a su capacidad adquisitiva fueron las economías desarrolladas

Entre cielo y tierra

La economía mundial se ha dividido en dos grupos de naciones, los mercados emergentes y por otro lado los desarrollados. Los primeros han tomado su nombre a partir de un atractivo aspiracional, que procede de los conceptos de "en vías de desarrollo", o el "tercer mundo".
Estas definiciones son parte de viejos paradigmas que observaban la realidad mundial desde una perspectiva de "centro" y "periferias", donde los países eran en términos más sencillos divididos en "ricos" y "pobres".
Estas ideas no solo se centran en los aspectos productivos, o los niveles de industrialización de sus economías, la tecnología y conocimiento, sino que también toman en cuenta consideraciones fiscales como "generadores de superávits" o "generadores de déficits".
Sin embargo, ahora la definición de mercados emergentes se ha vuelto más compleja. Así por ejemplo, Qatar con un ingreso per cápita de $143 mil al año, se encuentra en esta misma categoría con Filipinas e Indonesia.
Por otra parte, existen problemas a la hora de clasificar a China, pues en términos de poder adquisitivo esta nación ya es la economía más grande del mundo, su nivel de alfabetismo es del 96% y cuenta con más trenes de alta velocidad que cualquier nación desarrollada.
Su mercado de acciones de casi $8 billones, es el segundo del mundo después de Estados Unidos, por lo que en muchos aspectos sociales y económicos, China no se ajusta ya a la idea de un mercado emergente.
Para 2014, estimaciones del Fondo Monetario Internacional calculan que alrededor de un 29% del poder adquisitivo en todo el mundo está en las economías en desarrollo asiáticas. Esta cifra en 2004 alcanzaba un 19%.
En el caso de América Latina y el Caribe, durante ese mismo periodo, su poder de compra quedó estancado en un 9%.
Lo interesante es que quienes perdieron terreno en cuanto a su capacidad adquisitiva durante los diez años mencionados, fueron las economías desarrolladas, pasando de tener un 54% a un 43% del pastel mundial.
Todo apunta a que la definición de "mercados emergentes", tan comúnmente utilizada ya no se ajusta a la realidad global, donde si por ejemplo se comparan Chile (emergente) y Portugal (desarrollada), en aspectos como porcentaje de deuda del gobierno, tamaño de la economía, balance fiscal, entre otros, la nación de "periferia" supera a la de supuesto "centro".

Luis Alberto Muñoz Madriz
@luisalberto_cr