Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Entre cielo y tierra

Luis Alberto Muñoz [email protected] | Viernes 12 junio, 2015


En Costa Rica se ha querido desarrollar un debate inmaduro, ideologizado y lleno de intereses particulares sobre el tema de los impuestos
 

Entre cielo y tierra

Es sabido hasta en el primer curso sobre economía que un problema de desempleo como el que vive Costa Rica es un asunto estructural. Ahora es evidente que se agrava con una situación de un déficit fiscal fuera de control.
Se suman a la palestra, los criterios de naturaleza política, con ánimos de controles ex pos que vienen a pintar un panorama maniqueísta, de tirios y troyanos, sobre dos supuestas visiones que predominan sobre los entuertos fiscales.
La insostenibilidad de la situación fiscal es un asunto resabido, y que se viene discutiendo desde hace más de una década, y todos los entes que forma el Estado son responsables del descalabro que se avecina, por más "lavadas de manos" que se intenten hacer ahora.
Por otra parte, pintar un panorama de blanco y negro no agrega ni quita elementos al verdadero fondo de la discusión sobre los impuestos. La realidad es más compleja.
En este país se ha querido desarrollar un debate inmaduro, ideologizado y lleno de intereses particulares sobre el tema de los impuestos. No es por tanto una sorpresa que en nuestra Asamblea Legislativa no se pueda llevar a cabo un análisis consciente sobre la situación estructural de la economía nacional.
Como si se tratase de un duelo a la antigua usanza entre "liberales y conservadores", se han obviado elementos técnicos significativos, sobre cambios importantes que han sufrido los esquemas productivos costarricenses en los últimos años.
Aumentar ingresos y reducir gastos son evidentes posiciones matemáticas sobre este problema, lo indispensable es entender las interacciones de naturaleza humana, la inexistente mano invisible, que ha producido este fenómeno de un déficit incontrolable.
Por ejemplo, hace falta una voz despolitizada que tome técnicamente la tarea de cuantificar el impacto del proceso de desgravación que ha sufrido nuestra economía a partir de los tratados comerciales, los beneficios fiscales en sectores específicos, los procesos de zonas productivas excluidas, los costos ocultos regulatorios, la doble y hasta triple imposición, el papel del sistema bancario y financiero en este entierro.

Luis Alberto Muñoz Madriz
@luisalberto_cr