Luis Alberto Muñoz

Luis Alberto Muñoz

Enviar
Viernes 30 Enero, 2015

Al cierre de la Celac, merece reconocimiento la organización a cargo del canciller Manuel González y el excelente desempeño del presidente Luis Guillermo Solís


Entre cielo y tierra

En la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) realizada esta semana en nuestro país, aparte de los intercambios entre mandatarios, desde exaltaciones de amistad hasta interpelaciones viscerales, ha quedado claro que los resultados y el futuro de este grupo está ligado directamente al interés que pueda tener China en el mismo.
Específicamente, Celac constituye una plataforma de asociación, que en buena teoría implica para el gigante asiático un punto de partida, que une a nuestras economías emergentes en un bloque multilateral y de amplio espectro ideológico.
Generar e intensificar el diálogo de uno a uno entre los 33 Estados miembros y China sería una tarea paliativa, por lo que ha convenido entablar, si eso es posible en nuestra región, objetivos comunes, entre los cuales se enfocan intereses que puedan abrir las mesas de trato para jugosos fondos de cooperación, prometidos desde el otro lado del Pacífico.
No es de sorprender entonces, que los discursos de los presidentes, nos hayan colmado de lugares comunes. La “lucha contra la pobreza”, sigue siendo esa herida abierta para Latinoamérica, que debe dejar de ser un recurso electorero, para combatirse con un verdadero fortalecimiento de la institucionalidad democrática con transparencia y trabajo meticuloso, no hay vuelta al asunto.
Faltó, entonces, ese acuerdo o al menos acercamiento para determinar de qué manera es más eficiente y conveniente repartir entre los diferentes países la ayuda asiática, para que esta ausencia de acuerdo no signifique que los más grandes presionen más recursos para su lado.
Esperamos entonces que pronto se puedan capitalizar los intercambios y experiencias, Costa Rica no debe ceder el liderazgo que ya grabó con los importantes acercamientos y la facilitación de diálogo con China.
Al cierre del evento, merece reconocimiento la organización a cargo del canciller Manuel González y el excelente desempeño del presidente Luis Guillermo Solís, ambos han logrado sin dudas dejar muy en alto a nuestro país, además de demostrar sus grandes habilidades diplomáticas.
La activa participación de Costa Rica, sin dudas significará mayores oportunidades de éxito en las relaciones con los miembros de la Celac, especialmente si se mantiene esa apertura y capacidad de diálogo con diferentes puntos de vista ideológicos que componen nuestro espectro regional.
 

Luis Alberto Muñoz Madriz

@luisalberto_cr