Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Encadenamientos de oro

Leiner Vargas [email protected] | Martes 10 mayo, 2011



Encadenamientos de oro


Las relaciones corporativas suelen ser muy delicadas cuando se trata de empresas dedicadas a la exportación, por lo general, las definiciones de proveedores de ciertos bienes y servicios forman parte del eje central corporativo, por lo que no resulta fácil convertirse en proveedor para una multinacional exportadora, aun en pequeña escala. Muchos de los insumos son producidos intra-empresa, por filiales hermanas en otros países y los servicios de investigación y desarrollo son celosamente cuidados en la casa matriz.
Esta fue la conclusión principal que sacamos en el año 97 cuando nos tocó evaluar la estrategia exportador costarricense con el Dr. Eduardo Gitli y el Dr. Manuel Agosín, uruguayo y chileno respectivamente, en el estudio que caracterizaba las exportaciones costarricenses de finales de los años 90.
En aquel entonces se recomendó al país con urgencia el trabajar en encadenamientos o “linkages” que no son otra cosa, que mecanismos para vincular al proveedor de bienes y servicios locales con su contraparte multinacional, en aquel entonces, muchos de ellos dentro del Régimen de Zona Franca.
Es por esa razón que con gran gusto asistí hace un par de semanas a la celebración de diez años del programa Costa Rica PROVEE, hoy en manos de la Promotora de Comercio Exterior y que forma parte de un núcleo institucional donde participan varios actores, en cuenta el Conicit.
Más allá de las dimensiones de éxito alcanzadas, el proceso de apoyo a la creación de proveedores es una lección aprendida para quienes creemos en políticas industriales de nueva generación, es decir, aquellas que reducen los costos de interacción o de transacción y que ayudan a disminuir o corregir fallas de mercado en materia de escala, acceso o información.
Dos elementos son cruciales para alcanzar el éxito de este tipo de encadenamientos, el primero es que la empresa transnacional mire la oportunidad clara de reducir costos o logística y como tal, considere la creación de vínculos de largo plazo con el proveedor local.
La segunda razón, la más importante quizás es que el proveedor local esté convencido de que puede y tiene un producto de calidad a ofrecer y que quiere meterse en ese círculo de calidad que requiere la empresa multinacional. La producción de calidad y la disciplina empresarial requiere el vincularse con los tiempos y compromisos de entrega de una multinacional, lo que genera al final del camino el principal tesoro del proceso, un nuevo empresario nacional capaz, no solo de vender o suplir a la multinacional en cuestión, sino de enfrentar con éxito la aventura de exportar por su propia cuenta, esos son los encadenamientos de oro para el país.

Leiner Vargas Alfaro
[email protected]