Enviar
Sábado 9 Julio, 2011

En relación a una aclaración de Walmart

Una investigación de LA REPUBLICA ha informado durante las últimas semanas que 184 personas en lo que va del año, han tenido que tomarse la molestia de recurrir a la oficina de apoyo al consumidor, y presentar en papel, la disconformidad y disgusto, al cual en su criterio fueron expuestas, luego de haber visitado alguna de las tiendas Walmart en el país. Esta compañía argumenta contra este medio, particularmente contra su ejercicio de informar, que los papeles de los clientes de Walmart disgustados no se trata de “queja, denuncia y consulta” (sic), sino que corresponden a “consultas referidas a Corporación de Supermercados Unidos (todos los formatos)”. Siendo este el caso, nos referimos a la acepción segunda en el Diccionario de la Real Academia Española para la palabra denuncia, f. Der. Documento en que se da noticia a la autoridad competente de la comisión de un delito o de una falta. Es claro que cualquier falta, en este caso, no delito, al cual se haya visto sometido un consumidor, en su propio criterio, debe ser presentado por escrito y en un documento, el cual consta en la oficina anteriormente descrita, y por lo tanto constituye una denuncia, al menos así está descrito en español y en la propia interpretación que hace la máxima instancia de este idioma.
Por otra parte se intenta aminorar las molestias referidas aduciendo que solo se trata de una ínfima porción de las transacciones realizadas durante ese periodo.
Discrepo con este punto de vista, ya que el propósito informativo del artículo publicado no fue en ningún momento referirse a la forma en que la compañía considerara las propias quejas de sus clientes, sino más bien informar sobre la existencia de las mismas, que aunque ahora se quieran minimizar constituyen importantes señalamientos para cualquier organización cuyo deseo sea mejorar. No por muchas o pocas, se excluye el hecho de que las existentes tengan importancia.

Ernesto Villalobos
Periodista La República