Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


¿En qué moneda me endeudo? En la que puedo pagar

Fabio Parreaguirre [email protected] | Lunes 06 junio, 2016



Estoy pensando en pedir prestado a un banco, no les voy a decir cuál es mi preferido; pero sí en qué moneda puedo realizar el crédito.
Mi salario mensual me lo pagan en colones, todos los meses entra la misma cantidad de dinero, ni un colón más, ni uno menos.
Por esta razón siempre he pensado en endeudarme en colones y me olvido de un posible estrés por el tipo de cambio.
En otras palabras, he perdido la posibilidad de ahorrar dinero, al endeudarme en dólares en los últimos años, ya que la tasa de interés ha sido baja si se compara con la de colones.
Las personas han preferido hacerlo de esta manera, incluso porque el tipo de cambio ha estado con poca volatilidad, así como la tasa de interés estable.
Así que prácticamente las mensualidades no han cambiado (salvo los que vivieron la depreciación de inicios de 2014, que despegó el tipo de cambio de un piso de ¢500 por dólar hasta incluso ¢565).
Hoy puede que mi idea de endeudarme en colones, sea la correcta, ya que no parece tan acertado hacerlo en dólares, aun cuando todavía podría ahorrar un poco de dinero.
Primero, como lo dije hace una semana, puede que el tipo de cambio suba —o sea, se deprecie el colón—, así que si mi crédito está en dólares, necesitaré más colones para pagar las cuotas.
Segundo, si vemos la diferencia entre lo que se paga por intereses en dólares versus colones, hoy ya no es tan grande, todavía es considerable, pero no tan obvia como antes.
Tercero, la verdad es que me gusta tener control sobre mi presupuesto y no estarlo cambiando siempre, así que si vamos a vivir un poco de volatilidad en el tipo de cambio, tendría que estar en continuo análisis de mis pagos.
Todos tenemos que conocer bien las tendencias del tipo de cambio, vivimos en una Costa Rica que aunque el colón sea el oficial, los dólares también son moneda de uso diario en los comercios, servicios o cualquier otra transacción.
El peor error que puede cometer, a la hora de tomar una decisión sobre en qué moneda endeudarse, es solo pensar cuál tiene la cuota más barata.
La cuota (salvo que esté en un periodo de tasa fija) se moverá por una serie de riesgos macroeconómicos, que son importantes de analizar, en especial las tendencias de tasas de interés, tipo de cambio e incluso fiscales.
No tome decisiones apresuradas y vea siempre con atención, qué es lo que realmente puede pagar.